Skip to content

Preguntas que esperan nuestra respuesta

11 octubre 2015

Artículo publicado en la revista “El Granito de Arena” de octubre de 2015.

Preguntas que esperan nuestra respuesta

El beato Manuel González al comienzo de su obra Cartilla del catequista cabal se hace una pregunta que tendría que resonar siempre en el corazón de todo evangelizador: ¿A quiénes busco? Don Manuel, como obispo y primer catequista de su Diócesis, al hacerse esta pregunta está dirigiendo su mirada de buen pastor hacia los destinatarios de su palabra, de su mensaje, de su pastoreo.

Nosotros, al acercarnos a la figura del Beato y como Familia Eucarística que ha recibido el mandato del Señor de eucaristizar con palabras y obras, es bueno que siempre nos hagamos esta pregunta: ¿a quiénes busco?, ¿a quiénes quiero contagiar la alegría de creer?, ¿a quiénes voy a servir?

Evangelizadores
Es bueno desde cualquier instancia eclesial plantearse estas preguntas y más al comienzo de un curso pastoral. Don Manuel tenía claro que sus pensamientos sobre la catequesis iban dirigidos a seminaristas, sacerdotes jóvenes, a los padres y madres de familia, a las Marías y Juanes, a los catequistas, a los alejados. Y tú, ¿al comenzar este curso a quién va dirigida tu tarea evangelizadora? ¿A quién te vas a dirigir para testimoniar tu amor por Jesús Eucaristía?

Don Manuel, al comenzar este libro que nos ocupa en este curso a modo de lectura–formación permanente, no solo se pregunta a quiénes busca sino también se formula otra interesante cuestión: ¿Qué es catequizar? Descubriremos que catequistas somos todos si escuchamos la respuesta que da el Beato: «Catequizar es enseñar gradualmente la letra del catecismo, viviendo su espíritu y haciéndolo vivir, con gracia sobrenatural y natural, de estos cuatro modos: orando y haciendo orar, narrando y haciendo narrar, representando y haciendo representar, practicando por la piedad y la liturgia, y haciéndolo practicar» (p. 14).

Palabra a palabra
Como siempre, son muy interesantes las palabras que con suma finura enlaza Don Manuel, palabras que nos permiten adentrarnos por los caminos de la misión.

Enseñar gradualmente: enseñar quiere decir educar, dar a conocer, presentar a alguien algo que no conocía. Es verdad que la fe es un don, que se recibe gratuitamente, pero también es algo que se puede educar, enseñar, porque la fe se contagia por el testimonio y la palabra. Y enseñar poco a poco, pensando en el destinatario y su proceso vital, es decir enseñar gradualmente, será lo que nos permita sentar las bases de lo esencial.

La letra del catecismo, viviendo su espíritu y haciéndolo vivir con la gracia: transmitir la fe no es solo enseñar la letra del catecismo, que es letra muerta sino se acompaña de la vivencia, sino vivir conforme a la gracia, abriéndonos a la presencia de Dios que nos busca y que tiene las respuestas a los grandes interrogantes de la vida humana. Catecismo, vida y espíritu que van unidos por la gracia.

Orando y haciendo orar: la fe se contagia y se transmite desde una vida profunda de oración, silencio y escucha de la Palabra. El evangelizador ha de procurar vivir la oración para ser así maestro de oración, acompañando a otros por los caminos del Espíritu.

Narrando y haciendo narrar: cada uno estamos llamados a saber narrar la historia que Dios va haciendo en nosotros. En la medida que vamos creciendo en vivencia de fe, de comunidad y de servicio vamos creciendo en experiencia de salvación. De esta manera narramos y contamos lo que Dios por pura misericordia ha hecho con nuestro barro.

Representando y haciendo representar: la fe está llamada a hacerse vida, vida coherente que interpela y construye. Representar en nuestra vida lo que somos, es decir, hijos amados de Dios, revestidos de una dignidad que nos hace participar del misterio trinitario…

Practicando por la piedad y la liturgia, y haciendo practicar: es una de las dimensiones fundamentales de la fe, su celebración. Catequizar es saborear la liturgia y celebrar la fe de la Iglesia que nos abre el corazón, conociendo y amando cada signo, por pequeño que sea.

Todos necesarios
Al comenzar este curso y con él, la lectura comunitaria de Cartilla del catequista cabal os invito a que descubramos que, en la tarea de la evangelización, todos somos importantes y que catequistas somos todos, porque a todos se nos dirige el mismo mandato: Id y anunciad.

Sergio Pérez Baena, Pbro.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: