Skip to content

Cordialmente, una carta para ti (octubre 2015)

17 octubre 2015

Artículo publicado en la revista “El Granito de Arena” de octubre de 2015.

¿Estamos solos en el universo?

Apreciado lector: Como seguramente sabrás, astrónomos de la NASA han descubierto recientemente el Kepler-452 b, un planeta situado fuera del Sistema Solar, a una distancia de nosotros de 1.400 años luz y que posee unas dimensiones parecidas a las de la Tierra.

Fue descubierto gracias al telescopio espacial Kepler. Dicho planeta está girando a una distancia tal de su estrella que le permite tener agua líquida en su superficie. Las posibilidades, pues, de que en él exista vida son muy grandes.

Con motivo de tal descubrimiento, el P. José Gabriel Funes, astrónomo y sacerdote jesuita, ha publicado un interesante artículo en L’Osservatore Romano (31/07/2015), en el que afirma que «la pregunta sobre la vida extraterrestre es una constante en la historia del pensamiento filosófico y religioso». Y seguidamente va exponiendo los criterios que sobre el tema sostuvieron algunos pensadores como san Alberto Magno, Nicolás de Cusa o Giordano Bruno, los cuales coinciden en defender la existencia de «otras tierras», es decir, de otros mundos habitados. También hace referencia al astrónomo jesuita del siglo XIX, el p. Secchi, el cual estaba totalmente convencido de la existencia de otros planetas habitados por seres inteligentes.

Grandioso y sobrecogedor
No sé, estimado lector, si en alguna de mis anteriores cartas tuve ocasión de decirte que soy un apasionado de la Astronomía. Tengo varios libros con fantásticas fotos del Universo tomadas por el telescopio espacial Hubble, al igual que bastantes vídeos sobre Astronomía y un telescopio reflector que me permite contemplar no solo nuestro Sistema Solar, sino también galaxias situadas a varios millones de años luz de la Tierra. Siempre que leo un libro de Astronomía o uso el telescopio me siento impresionado por la enorme inmensidad del Universo. Es algo grandioso, sobrecogedor.

Baste tener en cuenta que nuestra galaxia (la Vía Láctea) contiene más de 200.000 millones de estrellas de todas las edades. Tiene forma de espiral y es más bien pequeña si la comparamos con otras galaxias del Universo. Alrededor de la mayoría de esas estrellas giran incontables planetas, en muchos de los cuales es probable que exista vida. Y si ahora pensamos que galaxias como la nuestra (y también mucho más grandes) existen miles de millones empezaremos a darnos cuenta tanto de la grandeza del Universo como de la pequeñez de nuestro planeta, algo así como un simple grano de arena en la mitad del desierto.

Un largo viaje
Pero volvamos, apreciado lector, a la pregunta que encabeza estas líneas: ¿Estamos solos en el Universo? Esta pregunta equivale a plantearse si habrá vida (vida con seres inteligentes) en otros planetas. No hay que ser muy sagaz para darse cuenta de que no tendría mucho sentido una obra tan inmensa para que solo existiera vida en un insignificante planeta. Sería algo contra toda lógica.

Ahora bien, deducir que resulta lógico que existan otros planetas habitados por seres inteligentes no equivale a decir que podamos entrar en contacto con ellos, al menos, en contacto físico. Piensa, estimado lector, que para poder salir de nuestro Sistema Solar es necesario recorrer más de 10 billones (con b) de kilómetros, y esto tan solo equivale a salir de nuestra casa. Piensa también que para que podamos llegar a planetas posiblemente habitados tendríamos que recorrer distancias de varios miles o millones de años luz, lo que exigiría que una nave espacial tripulada viajase a la velocidad de la luz, algo impensable y de todo punto imposible.

Según declaraciones del director del grupo de científicos de la NASA, el Kepler-452 b es el planeta que, situado fuera del Sistema Solar, «está más cercano a la Tierra». Esto significa que para llegar a ese más cercano planeta serían necesarios 1.400 años, pero… ¡viajando a la velocidad de la luz! El proyecto de llegar allí hoy por hoy (y quizá en un futuro lejano) resulta inviable. Y no digamos nada si queremos visitar planetas, por ejemplo, de nuestra vecina galaxia Andrómeda, situada a 2 millones de años luz… Así pues, parece lógico y razonable que existan en el Universo otros planetas habitados por seres inteligentes. La lógica y la razón así lo exigen. Pero otra cosa es que podamos visitarlos, dadas las astronómicas distancias a que se encuentran.

Y una última consideración, amigo lector. Es tan grandioso el Universo, es tal su infinita inmensidad, que quien contemplando el cielo en una noche estrellada no sienta la necesidad de alabar a Dios, Creador único de tan gigantesca obra, es porque algo grave ocurre en su cerebro o en su corazón.
Cordialmente,

Manuel Ángel Puga
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: