Skip to content

Resonancias en nuestra Iglesia de hoy (diciembre 2015)

23 diciembre 2015

Artículo publicado en la revista “El Granito de Arena” de diciembre de 2015.

Ecos del I Congreso Internacional Beato Manuel González (II)

«La Eucaristía nos configura de modo único y profundo con Jesús, renovando nuestro corazón, nuestra existencia y nuestra relación con Él y con los hermanos, y nos hace pregustar la comunión con el Padre en el banquete del Reino de los cielos» (papa Francisco, Audiencia, 5/2/2014).
Queridísimo D. Manuel: Continúan llegando los ecos del I Congreso Internacional celebrado en Ávila. Sigues contagiando esperanza y transmitiendo una fe viva y un amor apasionado a Jesús Eucaristía a todo el que se acerca a ti. Siempre nos produce admiración ver cómo la Eucaristía nos configura con Cristo y va realizando la unidad entre nosotros. Los miembros de la Familia Eucarística Reparadora, en la medida que vivimos nuestro ideal eucarístico reparador, nos sentimos uno, independientemente del lugar donde nos encontremos y de las circunstancias que nos rodeen. Somos uno, así lo constatamos una vez más en la entrevista que hemos hecho a nuestra hermana Mª Chiquinquirá, que vino desde Venezuela para compartir con la FER estos días de gracia.

Hna. Mª Chiquinquirá, ¿Puedes compartir con nosotros lo que ha significado para ti el gran esfuerzo de venir desde Venezuela para participar en el Congreso?
Ante todo, lo resumiría con muy pocas palabras: ardor en el corazón. La participación en este Congreso ha sido gran motivación como Misionera Eucarística de Nazaret para profundizar en el carisma eucarístico reparador que Dios me ha regalado y me ha impulsado a enfrentarme conmigo misma para discernir cómo estoy viviendo de cara a Él dicho regalo.

¿Qué ha significado para ti este reencuentro con las fuentes del carisma?
El redescubrir la vida del beato Manuel González para mí ha sido increíblemente enriquecedor. Una vida que no se cansa de repetirme «ahí está Jesús, ¡ahí está! No lo abandones». Llegué desde Venezuela al Congreso con la esperanza por el suelo por la situación de mi país, y este tiempo del Congreso ha sido un impulso de gracia en abundancia para mi vida interior. Fueron días de gozo en todos los aspectos, sobre todo en el encuentro fraterno con mis hermanas de Congregación, especialmente con las mayores, viendo que la fidelidad a la propia vocación en este carisma específico es posible a pesar de las limitaciones, y que la vida consagrada es hermosa cuando se entrega uno del todo con alegría.

¿Qué ecos resuenan aún en tu corazón? ¿Qué frutos te llevas de estos días?
Durante el Congreso y después del mismo no ha dejado de resonar en mí con más intensidad la vida de don Manuel, sobre todo cómo fue viviendo con fe, esperanza, caridad, serenidad y alegría todos los encuentros y desencuentros. Salí del Congreso muy esperanzada y con fuerte seguridad de que «solo Dios basta», que poniendo cada situación en sus manos con confianza Él dispondrá la mejor solución.

¿Cuál te parece que es el principal desafío que tiene la FER en estos momentos?
Escucho la voz de Dios que me dice cada día «ánimo y adelante». Sé que teniéndole a Él todo lo demás viene por añadidura. Es indispensable aprender a vivir encomendándonos a «san Ahora», como nos invitaba el beato Manuel. El desafío hoy es el de impulsar, en la UNER y en los distintos ambientes donde me muevo, el encuentro con la presencia real de Jesús en su Palabra y en la Eucaristía.

Mª del Carmen Ruiz, m.e.n
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: