Skip to content

La liturgia, encuentro con Cristo (marzo 2016)

12 marzo 2016

Artículo publicado en la revista “El Granito de Arena” marzo de 2016.

Huevo de Pascua,confesion popular de fe

Los cristianos celebramos la fiesta principal alrededor del inicio de la primavera: La Pascua de la Resurrección de Jesucristo, la celebración de la nueva Vida. La fiesta anhelada durante todo el año. A esta celebración sacramental se le han vinculado diversas costumbres asociadas al renacimiento de la naturaleza. Si la primavera es el comienzo de un ciclo de nueva vida Pascua es la celebración de la Vida nueva.

Los cristianos hemos adoptado pedagógicamente costumbres populares que han ayudado a expresar la fe. Una de ellas es el huevo de Pascua. Una costumbre antigua: ya era común entre griegos y persas intercambiar huevos en el comienzo de la primavera. En la misma Roma, durante las fiestas de Ceres, en el equinoccio de primavera, las matronas realizaban una procesión portando cestas de huevos. Estos, además de simbolizar el universo, eran considerados expresión de fertilidad por la energía vital que su interior contiene.

Una nueva creación
Así, porque tras la cáscara del huevo la vida está latente en germen, entre los creyentes en Cristo se convirtió en un sencillo pero elocuente símbolo de Jesús resucitado: el huevo roto es el sepulcro abierto.  Por la misma razón, altares e imágenes del crucificado se adornaron con huevos de avestruz. Las leyendas contribuyeron a relacionar este pequeño símbolo con la nueva creación que se inicia con la Resurrección de Cristo. Una dice así: «María Magdalena fue a predicar el Evangelio a Roma. Entonces era costumbre, al asistir a la audiencia del emperador, llevar una ofrenda a Palacio. La economía de María de Magdala no le llegaba para un lujoso presente, de manera que obsequió al emperador Tiberio con un huevo de gallina mientras saludaba según costumbre: “¡Cristo ha resucitado!”.

El César sonrió irónicamente afirmando que tan imposible era creer que una persona resucitase como creer que un huevo fuese de color rojo. Pero, antes de que pudiese terminar sus palabras, el huevo estaba teñido del color de la sangre del Señor. Y así, María inició su predicación».

Los cristianos de Grecia, Rusia y de muchos lugares del Oriente intercambian huevos pintados en el domingo de la Resurrección. El saludo que se mantiene vivo en Pascua es: «¡Cristo ha resucitado!», a lo que se responde: «¡En verdad ha resucitado!». Entre las familias cristianas orientales un huevo de Pascua es colocado en el rincón reservado para la oración o lugar donde se venera el icono familiar.

En Occidente, san Gregorio (+604), en una carta a san Agustín de Inglaterra, propone: «Nos abstenemos de carne y de todo aquello que viene de la carne, como la leche, el queso y los huevos». Así se difundió la antigua disciplina penitencial que prescribía la abstinencia de huevos durante la Cuaresma. Desde finales de la Edad Antigua los huevos eran presentados en la iglesia para su bendición antes de ser consumidos. La abundancia de huevos al llegar la Pascua hacía necesario compartirlos entre amigos o con los necesitados. Parte de los huevos reservados para la Pascua eran entregados a los monasterios como aportación a la comunidad. Allí se destinaban a la repostería monástica  o eran distribuidos entre los necesitados.

La presentación al obispo
Dentro del contexto de representaciones litúrgicas en torno a la Pascua es significativa la costumbre que se desarrolló durante siglos en la catedral de Angers: algunos personajes que representaban a las santas mujeres –miróforas– salían de una gruta, construida en una capilla lateral de la iglesia. Llevaban en sus manos un huevo de avestruz y avanzaban en procesión hacia el altar cantando Resurrexit. Se presentaban ante el obispo diciendo: Surrexit Dominus, alleluia. A lo que el prelado respondía: Deo gratias, alleluia. Esta escena se repetía ante los miembros del capítulo catedralicio.

Bendición de los huevos
En la Edad Media occidental la bendición de los huevos para compartirlos durante Pentecostés –la cincuentena pascual– era una costumbre arraigada entre las casas reales de Europa. En 1290, el rey Eduardo de Inglaterra regaló 450 huevos con baño de oro a los miembros de su casa. El rey Sol, Luis XIV de Francia, inició la costumbre de decorar ricamente los huevos de avestruz del zoo de Versalles. Como estos no eran suficientes, los artesanos de palacio los reemplazaron por huevos de oro,  marfil y porcelana fina, dando así origen a unas auténticas obras de arte. De forma parecida nacieron los huevos con una sorpresa introducida en su interior. El zar Alejandro III encargó al artista Fabergé un huevo pascual realizado en esmalte blanco para la Zarina. La «yema» del huevo consistía en una pequeña gallina de oro con ojos de rubíes dentro de la cual se encontraba una miniatura de la corona imperial hecha con diamantes. Fabergé realizaba cada año una obra de arte diferente con el motivo del huevo de Pascua. Muchos de ellos pueden contemplarse aún en los museos de Constantinopla.

Sin embargo, lo más común fue decorar los huevos en familia, y, en los siglos más recientes, hacerlos de chocolate, como sucede entre los americanos. En Oriente, lo habitual ha sido pintarlos de rojo en memoria de la Sangre del Señor. Los diseños geométricos o los signos de la cruz o del pez han acompañado durante siglos la confesión de fe: «Cristo ha resucitado», que aparece escrita en muchos huevos de Pascua. Estos, a veces, se insertan en el bollo de pan que rompe el ayuno del Triduo Pascual: este es el origen de la mona de Pascua que el padrino regala cada año a su ahijado en las fiestas pascuales del Levante español o de los hornazos castellanos. La repostería va unida al tiempo litúrgico, la mística a la mástica. ¡Feliz Pascua!

Manuel G. López-Corps, Pbro.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: