Skip to content

Fin de curso en Ciudad Real

27 julio 2016

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2016.

Un regalo que da sentido a la vida

Con gran alegría fuimos llegando a Calzada de Calatrava, el día 8 de junio, un día muy caluroso por cierto, para celebrar nuestro final de curso como Familia Eucarística Reparadora.

Ala alegría del encuentro y del reencuentro se unía la celebración de ese día como una manera de compartir vivencias y, sobre todo, de orar ante Jesús Eucaristía y de vivir con ilusión lo que supone este maravilloso carisma tan rico que llena nuestra vida.

Asistimos miembros de Aldea del Rey, Almagro, Calzada de Calatrava, Carrión de Calatrava, Ciudad Real, Granátula, La Solana, Membrilla, Torrenueva, Valdepeñas, Villanueva de San Carlos y Villarrubia de los Ojos. También se hicieron presentes cuatro Marías de Toledo.

La presidenta diocesana y el resto de la Junta Directiva no pudieron hacer las cosas mejor. La organización perfecta y el cariño que nos demostraron se palpó en cada gesto y en cada detalle.

Comenzamos la jornada en el salón de la casa de la cultura. La mesa presidencial estuvo formada por Hna. Mª Filomena Quintanilla, delegada de zona, D. Isidro Martín, asesor diocesano, Mª del Carmen Mesas, presidenta diocesana, D. Jesús García, párroco de Calzada de Calatrava y Hna. Mª Lourdes Caminero que, como delegada nacional, nos acompañó. Compartió con nosotros una bonita charla en la que nos invitó y animó a seguir viviendo con ilusión el carisma legado por el beato Manuel González, nuestro fundador, y más ahora, en vísperas de su canonización. Partió de la frase de San Pablo a Timoteo: «Reaviva el don que has recibido» (2 Tim 1,6). Seguidamente tuvimos la celebración de la Eucaristía, muy participada y preparada por los distintos grupos.

A continuación nos fuimos en dos autocares a Puertollano, donde compartimos la comida, sobremesa y asuntos varios, entre ellos la posible organización de viajes a Roma. De nuevo regresamos a Calzada donde terminamos con un largo rato de oración compartida ante Jesús expuesto.

La alegría se reflejaba en todos los rostros. Hemos recibido un nuevo empuje para seguir trabajando durante el verano, ya que el espíritu no tiene vacaciones. Desde aquí quiero dar las gracias a todos los que han hecho posible este encuentro, a tantos pasos callados junto con algún que otro sufrimiento y disgustillo. ¡Gracias por hacer posible este día de encuentro con Dios y con los hermanos!

Una participante
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: