Skip to content

Editorial (septiembre 2016)

18 septiembre 2016

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de septiembre de 2016.

¡Es posible!

En el mes de agosto hemos vivido los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y todos nos hemos quedado maravillosamente sorprendidos del gesto tan entrañable entre dos corredoras. Durante la prueba de los 3.000 metros, la atleta neozelandesa Nikki Hamblin tropezó con el borde interior de la pista y cayó. Al caer chocó con la corredora estadounidense Abbey D´Agostino, a quien le hizo daño en el tobillo derecho. D´Agostino sin pensarlo ayudó a su rival a levantarse tras su caída. La neozelandesa devolvió el gesto a su contrincante y la animó a continuar en la carrera.

¡Es posible! Las dos jóvenes, lejos de sentirse frustradas al final de la carrera, se dieron un fuerte abrazo que, sin duda alguna, pasará a la historia en el olimpismo.

En una declaración publicada en el sitio web USA Track & Field, la joven estadounidense declaró: «aunque mis acciones fueron instintivas en ese momento, la única forma en la que puede racionalizarlo es que Dios preparó mi corazón para responder de esa forma».

Faltan tan solo tres meses para que concluya el Jubileo Extraordinario de la Misericordia. En este Año Jubilar hemos recordado una vez más a ese Dios Amor que prepara los corazones. Un amor que se ha hecho ahora visible y tangible en toda la vida de Jesús. Un amor que se dona y se ofrece gratuitamente. Nada en él es falto de compasión (cf. MV 8). Así lo expresaba también el beato Manuel González: el apostolado de Jesús es derrochar misericordia y paciencia… ¡hasta lo imposible! y ¡sin esperar nada!

¡Qué hermosas palabras! Cuando estamos cansados de leer, ver y escuchar experiencias que duelen en el alma por su tremenda violencia, por su enorme oscuridad, por su arraigado egoísmo, nos encontramos a su vez con excesos de amor. ¡Es posible! A lo largo del camino, cuántas personas anónimas, y otras a las que conocemos con su nombre y apellido, que son prójimos de sus contemporáneos.

Sus testimonios son fuegos de vida que alumbran sobre todo en la noche; no basta con pasar junto a ellos y entrar en calor; se trata de cuidarlos, avivarlos y protegerlos. Que ardan allá donde el viento los conduzca. El beato Manuel González es uno de ellos. El 16 de octubre, el papa Francisco lo declarará santo. ¿Quiénes son los santos?

Como recordaba Von Balthasar: «los santos no se nos dan para que los miremos con asombro, como a hombres y mujeres extraordinarios dotados de una fuerza heroica para realizar obras, sino para tener en ellos ilustraciones de la realidad íntima de Cristo, tanto para nuestra comprensión de la fe como para nuestra vida de fe en el amor».

¡Es posible! El testimonio de vida de don Manuel es una realidad. Su mirada profunda y penetrante para percibir el mal del abandono le llevaron a arrojarse a los pies de Cristo Eucaristía y a los pies de los necesitados de su tiempo. Ahora bien, lo que posibilita que sea un ejemplo de vida es el hecho del amor recibido, por el que se experimentó desbordado y con el que se supo agraciado. Esta es la causa y la fuerza que generó una respuesta fiel y generosa. Ante un mundo como el nuestro tan falto de testigos de esperanza se alza como memoria siempre viva la santidad de un hombre que fue Maestro con su palabra y testigo con su ejemplo.

El papa Juan Pablo II, el 29 de abril de 2001, en la homilía de la Misa el día de la beatificación de don Manuel recordaba: «Los cinco siervos de Dios, que hoy he tenido la alegría de elevar al honor de los altares, son testigos singulares del extraordinario don que Cristo resucitado concede a todo bautizado: el don de la santidad. ¡Bienaventurados los que hacen fructificar este misterioso don, dejando que el Espíritu Santo conforme su existencia a Cristo muerto y resucitado! Bienaventurados sois vosotros que, como astros luminosos, resplandecéis hoy en el firmamento de la Iglesia». «

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: