Skip to content

Centro UNER de Soria

20 septiembre 2016

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de septiembre de 2016.

Asamblea Regional UNER en Castilla–León

Este año, la asamblea anual de la Familia Eucarística Reparadora ha querido tener un ámbito más cercano y, por ello, se propuso que tuviera un ámbito regional; y, en Castilla–León, nada mejor que Palencia.


Allí nos encaminamos, gozosos, el sábado 11 de junio, con ocho Marías de los Sagrarios. Queríamos aprender, revisar, proponer, pero, sobre todo, orar con y junto al obispo de los Sagrarios abandonados. Y así lo hicimos, junto con otros miembros de la UNER de Palencia, de Valladolid, etc. Éramos en torno a 50 personas.

¿Qué aprendimos?

  • Lo necesario que es identificarse con el Evangelio vivo, viviendo en y para Cristo Eucaristía.
  • Lo esencial que es tener una clara identidad eclesial, sintiéndonos miembros activos y corresponsables del pueblo de Dios.
  • Lo actual que hoy es tener una honda preocupación social, atentos e implicados en lo que ocurre en el mundo.
  • Lo que Cristo nos enseña: el arte de ser apóstol, teniendo una fina sensibilidad apostólica, y estar apasionados por la Eucaristía.
  • Lo que la Iglesia nos pide: vivir el carisma eucarístico con autenticidad y con pasión, esto es, con amor.

¿Qué revisamos?
A la luz de Cristo, revisamos nuestro mundo, al que el Señor nos lanza, con sus luces y sombras y, sobre todo, nuestras actitudes ante él:

  • Lo que ha crecido nuestra vida por dentro.
  • Los momentos difíciles que hemos vivido, de zozobra y vacilación.
  • Nuestra respuesta al Amor de Dios.

Todo ello, y mucho más, con un interrogante importante: ¿qué nos pediría el beato Manuel González hoy?

La propuesta
Una muy importante: permanecer en el Amor de cuatro formas esenciales como son las compañías: presencia, compasión, imitación y confianza. ¡Esto es lo que más nos renueva y construye por dentro!

Nos queda por relatar la oración de ese día, aunque, en verdad, toda la jornada fue jornada orante, pero hubo dos momentos especialmente importantes: la celebración de la Eucaristía en la capilla de la casa de ejercicios y la celebración de la Vísperas en la capilla del Santísimo de la catedral, precedido del rito de entrada por la Puerta Santa, para lucrar la gracia Jubilar de este Año de la Misericordia.

Este rito fue sencillo, pero a la vez emotivo: en la plaza, junto a la estatua de la Inmaculada, encomendamos a Dios nuestro caminar. Iniciamos una breve peregrinación con la alegría de nuestra fe y, llegados a la Puerta Santa, que hace referencia a Cristo, proclamamos, una vez más, el amor y la misericordia de Dios con el salmo 135, recitado de forma litánica.

Dentro de la catedral, ante el Sagrario y contemplando el sepulcro del beato Manuel González, sentimos un gozo añadido y una fuerza nueva: «No le dejéis solo, Él está aquí». Día gozoso que concluimos visitando el museo de don Manuel.

D. Julián Callejo, Pbro. (Asesor Soria)
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: