Skip to content

Palabras de santo (marzo 2017). Organización y espíritu. Reglamento de la Obra de las Tres Marías

20 marzo 2017

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de marzo de 2017.

La organización de una gran Obra

Tras Lo que puede un cura hoy y Granitos de Sal (1ª serie) don Manuel González, el arcipreste de Huelva, edita un folleto destinado a dar forma y organización a la Obra de las Tres Marías, nacida el 4 de marzo de 1910. Su primera edición se remonta a 1911. Visualice aquí Organización y espíritu

En uno de sus retiros mensuales, el 4 de marzo de 1910 (primer viernes de mes), don Manuel presentó a un grupo de mujeres de su parroquia de San Pedro de Huelva la Obra de las Tres Marías. En El Granito de Arena del 20 de marzo de 1910, publica un artículo sobre esta naciente Obra «para su mayor divulgación» (n. 57, p. 1). Vale la pena leer, disfrutar y asombrarnos de este escrito, donde don Manuel expresa todo el fuego del carisma eucarístico reparador que rebosa en su interior.

Este texto, además, es testigo de la pequeña semilla de la cual brotará el gran árbol de la Familia Eucarística Reparadora. ¡Las primeras Marías! En él también se dan algunas pinceladas de su organización. «Su fin: proveer de Marías adoradoras los Sagrarios desiertos, convertidos hoy en Calvarios por la ingratitud y el abandono de los cristianos. Sus oficios: 1º. Comulgar y hacer una visita al Santísimo Sacramento diariamente con la intención de comulgar y visitarlo en el Sagrario en donde sea María. 2º. Poner en juego todo su celo e ingenio para relacionarse con alguna persona de aquel pueblo, a fin de ejercer sobre ella y sobre las amigas de ella una misión eucarística que dé por resultado el hallazgo o la formación de las deseadas Marías en aquel pueblo» (p. 3). ¡Dar y buscar! Así se conjugan las dos dimensiones: contemplación (vida interior intensa, oración, participación en la Eucaristía) y acción (misión, trabajo apostólico).

Por su parte, El Granito de Arena será (y continúa siendo) el principal promotor y medio de comunicación de los miembros de la Obra. «El Granito de Arena, órgano desde luego de la naciente Obra, se complacerá en dar a conocer a sus amigos cuanto vaya sabiendo de la marcha de la misma y en ayudar con hojas, que irá publicando, su propagación» (p. 4).

Se edita el Reglamento
En 1911 se edita, por primera vez, el folleto con su Reglamento, y se anuncia con estas palabras: «Las Tres Marías de los Sagrarios abandonados; la Obra, su práctica, su propagación, sus frutos. Uno, 0’25 pesetas; el ciento, 15. Puntos de venta: El Correo de Andalucía y Librería de San José, Francos, 30, en Sevilla: Librerías católicas de Madrid y de toda España, y casa del autor, Santa Fe, 12 Huelva» (El Granito de Arena, 20/9/1911, n. 93, p. 11).

San Manuel comunica el fuego que lleva dentro y es consciente de que la Obra por él fundada no le pertenece, no es fruto de su propio trabajo y esfuerzo, sino obra de Dios al servicio de la Iglesia y de la sociedad: «La Obra nació en la fidelidad de Galilea, se bautizó en las lágrimas de la calle de la Amargura, se confirmó en la sangre del Calvario y se perpetuó en el amor de la Eucaristía… Ya ve si es antigua nuestra Obra; por esta razón no admito que me digan que yo he sido quien la ha fundado, sino quien por misericordia de Dios la he echado de menos» (OO.CC. I, n. 71).

A medida que la Obra se expande, también se suceden las ediciones del Reglamento (1911, 1912, 1913, 1915, 1917, 1922, 1934, 1938, 1943, 1960, 1991, 1997, 2000), en versiones revisadas y corregidas según las orientaciones pastorales y canónicas de la Iglesia.

De la Iglesia y para la Iglesia
La Obra se fue extendiendo vertiginosamente, y en cada tiempo y lugar se vio la necesidad de adaptación y aprobación por parte de la Iglesia. Así llegamos a los Estatutos que rigen en la actualidad. El 23 de julio de 1959, los Estatutos de la Pía Unión de los Sagrarios-Calvarios fueron aprobados por la apostólica autoridad de Su Santidad Juan XXIII, en virtud del Breve apostólico Augusti Sacramenti. El 20 de mayo de 1980, el Pontificio Consejo para los Laicos aprobó la reforma y actualización de tales Estatutos, según las orientaciones y normas del Concilio Vaticano II. En fecha 4 de marzo de 1986, la Presidenta General de la Pía Unión de los Sagrarios-Calvarios o Unión Eucarística Reparadora presentó una nueva revisión de los Estatutos, para adaptarlos mejor a la vitalidad de la Obra, al nuevo Código de Derecho Canónico y a las orientaciones actuales de la Iglesia Católica. Estos Estatutos fueron aprobados por el Pontificio Consejo para los Laicos el 28 de junio de 1986, y luego otorgó el visto bueno a la nueva edición presentada en 1991.

Adaptaciones canónicas
En estas citas podemos apreciar algunas notas del recorrido de las nuevas ediciones, en el marco de las necesidades y propuestas sugeridas por la Iglesia. Expresa don Manuel en Organización y espíritu. Pía Unión de las Tres Marías y de los Discípulos de S. Juan para los Sagrarios-Calvarios (Málaga, 1934): «Creo que no es este nuevo Reglamento general barrera que ahogue o achique el horizonte inmenso de la Obra, sino cauce o vehículo adecuado que le sirva para llegar a su fin; por eso también he procurado dejar siempre cierta amplitud, guardando lo esencial, y distinguir bien lo secundario o accidental de lo primario y fundamental» (pp. 4-5).

Los Estatutos generales de la Pía Unión de los Sagrarios-Calvarios (1960), por su parte, expresan: «En virtud de estas Letras y de nuestra Apostólica autoridad, aprobamos y confirmamos los Estatutos Generales de la misma Pía Unión según el original que se conserva en el archivo de la Sagrada Congregación del Concilio (…) 23 de julio 1959, Cardenal Tardini, Secretario de Estado» (pp. 11-12). «Secciones de la Pía Unión: La Pía Unión tiene además de las ramas de adultos, llamados Discípulos de San Juan y Marías de los Sagrarios-Calvarios, las secciones de Aspirantes menores y de Niños Reparadores, las cuales forman parte de la misma Pía Unión y sus miembros gozan de las mismas indulgencias concedidas a ésta» (art. 21). «Tanto las secciones y ramas de adultos de la Pía Unión como los Aspirantados de Menores y los Niños reparadores se rigen por los presentes Estatutos generales, en lo que a ellos les compete, y por los reglamentos especiales dados a cada una de las secciones por la Dirección general, para su aplicación» (art. 22). «A esta Pía Unión pueden pertenecer no solo los seglares, sino también y con mucho fruto para la Obra y consuelo para Jesús Sacramentado, los Sacerdotes y los Seminaristas y los religiosos de ambos sexos» (art. 22).

En 1980, los Estatutos generales de la Pía Unión de los Sagrarios-Calvarios o Unión Eucarística Reparadora afirman: «El Pontificio Consejo para los Laicos, del que dependen las Asociaciones de Laicos, según las normas porque se rige a competencia de las Congregaciones de la Curia Romana sobre las Asociaciones de los Fieles, ponderado maduramente todo lo que se refiere a este asunto, determinó que fueran examinados los Estatutos de los que se adjunta un ejemplar, y los aprueba por el presente decreto (20 de mayo de 1980)» (p. 3). Por primera vez aparece en los Estatutos la Unión Eucarística Reparadora. «La Obra comprende estas Secciones: Marías de los Sagrarios y Discípulos de San Juan; Juventud Eucarística reparadora y Niños Reparadores; su conjunto da razón al nombre de Unión Eucarística Reparadora, UNER» (art. 3). «Pueden pertenecer a la UNER todos los hijos del Pueblo de Dios que se comprometan según las normas aprobadas, a vivir la espiritualidad específica de la Obra en las diversas secciones de ésta: Niños, jóvenes y adultos. Estos últimos pueden ser: sacerdotes, religiosos/as, seminaristas y seglares. Los niños se agrupan formando la Reparación Infantil Eucarística: RIE. Los jóvenes, la Juventud Eucarística Reparadora: JER. Los adultos, como Marías de los Sagrarios y Discípulos de San Juan» (art. 19).

Los Estatutos de la Pía Unión para los Sagrarios-Calvarios, Unión Eucarística Reparadora (1986) refieren, por su parte: «El 23 de julio de 1959, los Estatutos de la Pía Unión de los Sagrarios-Calvarios fueron aprobados por la Apostólica autoridad de su Santidad Juan XXIII, en virtud del Breve Apostólico número 160-59, Augusti Sacramenti. En fecha 4 de marzo de 1986, la Presidenta General de la Pía Unión de los Sagrarios-Calvarios o Unión Eucarística Reparadora presentó una nueva revisión de los estatutos de la Asociación, para la aprobación del Pontificio Consejo para los laicos. Dado que los nuevos estatutos presentados han sido revisados para adaptarlos mejor a la vitalidad de la Obra, al nuevo Código de Derecho Canónico y a las orientaciones actuales de la Iglesia católica. El Pontifico Consejo para los Laicos aprueba los Estatutos de la Pía Unión de los Sagrarios-Calvarios o Unión Eucarística Reparadora, según las copias y textos presentados por la Presidenta General de esa Asociación de fieles con fecha 4 de marzo de 1986» (p. 2). «La Pía Unión para los Sagrarios-Calvarios comprende estas secciones: Marías de los Sagrarios y Discípulos de San Juan; Juventud Eucarística Reparadora y Niños/as Reparadores. Su conjunto da razón al nombre de Unión Eucarística Reparadora, UNER» (art. 2).

En los Estatutos generales de la Obra de las Tres Marías y de los Discípulos de San Juan para los Sagrarios-Calvarios, Unión Eucarística Reparadora (1991) leemos: «El Pontificio Consejo para los Laicos ha recibido su carta con fecha del 20 de Enero de 1991, en la que Usted ha tenido la delicadeza de informar a nuestro Dicasterio sobre la preparación de una nueva edición de los estatutos de la obra de las Tres Marías y de los Discípulos de San Juan para los Sagrarios Calvarios (Unión Eucarística reparadora), incorporando algunas correcciones de errores cometidos en la anterior edición. El Pontificio Consejo para los Laicos ha estudiado con atención dichas correcciones y otorga el visto bueno para la nueva edición preparada, teniendo en cuenta que las correcciones incorporadas en ella no afectan la sustancia de los estatutos aprobados por este Dicasterio con fecha del 4 de mayo de 1980 (1 de febrero de 1991)» (p. 35). Hay una errata, pues en los Estatutos de 1980 consta que fue en marzo la aprobación.

Nos dice el actual Reglamento que «esta Asociación fue fundada en España el año 1910 por el Obispo Manuel González García, con el nombre de “Obra de las Tres Marías y de los Discípulos de San Juan”. Es una Obra eclesial de espiritualidad y apostolado eucarísticos, abierta a todos los fieles cristianos, insertada desde sus orígenes en la dinámica pastoral: parroquial y diocesana» (art. 1).

Nacida la Obra el 4 de marzo de 1910, celebramos este mes 107 años de su fundación. ¡Felicidades UNER! ¡A seguir adelante abriendo caminos de amor y reparación, dando y buscando compañía a Jesús en su vida eucarística!

Mª Andrea Chacón Dalinger, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: