Skip to content

Con mirada eucarística (marzo 2017)

26 marzo 2017

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de febrero de 2017.

El acoso escolar

El acoso escolar, tanto desde el punto de vista físico como psicológico, conocido técnicamente con el término inglés bullying es una realidad en nuestros centros educativos. Sus consecuencias pueden ser irreparables, como sucede en los casos extremos de suicidio.

Como profesores que hemos sido, después de tantos años intentando no solo instruir sino educar a nuestros alumnos, el acoso escolar es un tema que no nos es ajeno y sobre el cual queremos hacer algunas reflexiones.

Asumir responsabilidades
Normalmente el tratamiento que se le da es el curativo y no el preventivo. Se actúa cuando el acoso se ha producido, pero no se ponen los remedios necesarios para evitar que este tenga lugar. Hay demasiada irresponsabilidad en torno a este asunto. Todos huimos de tener algo que ver en ello.

Es la sociedad en general, los medios de comunicación, las redes sociales, el ambiente, la pandilla…, esos son los responsables. Pero resulta que todo eso lo hemos creado nosotros mismos. La sociedad no es un ente abstracto, es el producto resultante de la actuación del individuo; y el internet también lo hemos inventado nosotros, nosotros lo utilizamos y nosotros lo llenamos de contenido.

Nos preguntamos si la escuela es el instrumento para conseguir una sociedad mejor, si la escuela es llanamente el reflejo de la sociedad creada entre todos o si, lo que es más grave todavía, la escuela está manipulada para el servicio de intereses inconfesables y nunca reconocidos de unos pocos. En cualquier caso el sistema educativo obedece a un ordenamiento jurídico, sujeto por tanto a leyes votadas por representantes que nosotros elegimos. Y, en definitiva, la familia, los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos.

No participar en la sociedad en cualquiera de sus niveles, no elegir adecuadamente a nuestros representantes o abandonar la obligación en familia de educar a nuestros hijos son todas ellas dejaciones de responsabilidad que nos afectan a cada uno de nosotros.

Educación en valores
Es evidente que, además de adquirir conocimientos, la escuela está para educar, formar, a la persona. Se habla mucho de educación en valores, aunque nos tememos que se pone bastante poco en práctica. Si nos preguntaran que cuáles son los valores en los que hay que educar al alumno, nuestra respuesta la tenemos muy clara: Los contenidos en los diez mandamientos y en las bienaventuranzas. Son, a nuestro entender, los dos grandes manifiestos para el comportamiento, la conducta humana, lo que normalmente se conoce como moral. Claro que nuestra propuesta, como se dice ahora, no es la políticamente correcta. Y sin embargo, sigue siendo la mejor y la más actual. Por el contrario, el mal existe desde que el hombre es hombre. El espíritu maligno, el demonio, está con nosotros y nos sigue tentando con las mismas propuestas que le hizo a Jesús: el poder, el dinero y el placer. Aunque todos sabemos que el bien es siempre apetecible y nos proporciona felicidad. Hay que educar con la perspectiva del bien, de hacer el bien.

No solamente existen los derechos, sino también los deberes; no solamente existen los premios, sino también los castigos; no solamente existe el deleite, sino también el sacrificio; no solamente existe la afirmación, sino también la negación, la prohibición. Si bien nos tememos que dar en el ámbito escolar valoración positiva al deber, al castigo, al sacrificio y la prohibición tampoco es políticamente correcto. Pero la vida está llena de cosas que no se pueden hacer, de cosas que cuestan esfuerzo, de penas que hay que superar, de enfermedades y de dolores que hay que afrontar. Y la escuela debe educar para la vida, para la vida auténtica.

La perspectiva de un modelo
Y en la vida nos apoyamos en modelos, objetivos, metas a las que deseamos llegar. El chico, el educando, participa de estas mismas aspiraciones e igualmente tiene sus patrones, sus modelos. La realidad nos demuestra que estos tienen que ver mucho con el consumo: puede observarse en los dibujos de sus mochilas o en el estampado de sus camisetas. Y nada tenemos en contra del futbolista de turno, la cantante de moda o el ídolo de ficción de la serie televisiva correspondiente; lo grave es que los responsables de la educación asuman, cuando no alienten, esta manera de ser.

A nuestro corto entender el modelo debe representar una actividad a favor del mayor ideal posible, que no puede ser otro que el del amor. Hay que imitar a aquel que es capaz de amar, incluso si en ello le va la vida. Y claro, en estas circunstancias actuales de falsa laicidad, de relegación de los valores religiosos al ámbito de la esfera privada, proponer como modelo a Jesús de Nazaret nos tememos que es igualmente políticamente incorrecto. Pues bien, llegados a este punto, estamos hartos de que el bien, todos aquellos que proponen el bien como modelo de conducta estén callados; mientras que el mal, quienes proponen el mal disfrazado de bondades (así siempre actúa el maligno) no solo sean los que hablen, sino que encima nos propongan lo políticamente correcto. En consecuencia, en una sociedad como la nuestra, democrática, de Estado social de Derecho, que además permite el escrache en nombre de la libertad de manifestación o que justifica acciones violentas, o las denuncia, según el receptor se acomode, o no, a según qué ideologías o creencias, en una sociedad que discrimina en nombre de la libertad es posible la aparición del acoso escolar. Y sin embargo, y a pesar de todo, Jesús de Nazaret sigue dando soluciones desde los Sagrarios.

Teresa y Lucrecio, matrimonio UNER
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: