Skip to content

Cartelera recomendada (julio-agosto 2017)

13 agosto 2017

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2017.

La vida de un gran santo para la gran pantalla

Nunca ha sido sencillo ni fácil transmitir la experiencia del encuentro con Dios. Los grandes místicos, si bien eran eximios escritores (como santa Teresa o san Juan de la Cruz) no sabían cómo explicar lo que implicaba sentirse plenamente amados y abarcados por el amor de Dios. Ellos recurrieron muchas veces a la poesía. Ignacio lo hace desde el cine.

Nombre: Ignacio

Duración: 118 minutos
Año: 2016
País: Filipinas
Género: Drama romántico, biográfica
Directores: Paolo Dy, Cathy Azanza
Actores: Andreas Muñoz, Javier Godino, Julio Perillán, Gonzalo Trujillo

Esta dificultad se ve exponencialmente aumentada cuando ya no se trata de explicar el propio encuentro con Dios sino el de otra persona. Ignacio, la película, lo intenta y lo logra con gran acierto, si bien hemos de reconocer que se está entrando en el terreno sagrado, y que no todos podemos comprender de la misma forma lo que se quiere transmitir.

Moderno biopic

El film es un biopic, es decir una película biográfica pero no abarca toda su vida. Comienza aproximadamente en 1520, cuando Ignacio es un militar decidido a luchar por el rey y sus intereses, incluso a costa de su vida. Sin embargo, la desigualdad numérica de las tropas y la estrategia utilizada terminan dejándolo tullido, situación que intentará revertir el de Loyola, pero sin éxito. La postración de meses y meses en su castillo y la imposibilidad de encontrar otros libros aparte de los religiosos y de la vida de santos hacen que Ignacio comience a ver una realidad nueva y el amanecer de una luz que jamás había imaginado. Sus deseos de conquista no se han esfumado, sin embargo, y se vislumbra un cierto anhelo de dominio.

Pero Dios nunca nos deja a nuestra suerte y sigue paso a paso las andanzas de Ignacio para mostrarle su rostro en la que se ha dado en llamar la «ilustración del Carboner». Reproducir este momento de profundo encuentro con Dios es, posiblemente, la mejor secuencia de la película.

En este momento ocurre la conversión más profunda de Ignacio, quien ya había dejado propiedades y familia, y a partir de entonces se aboca con mayor paz y pasión al anuncio del Reino junto a unos pocos compañeros. El film abarca hasta 1528, año en el que Ignacio marcha a París a estudiar teología tras haber estado encarcelado algún tiempo para ser indagado por la Inquisición respecto a los Ejercicios Espirituales.

Filipino-española
La película ha sido producida por el departamento audiovisual de la Provincia de Filipinas de la Compañía de Jesús (JesCom: Jesuit Communications Foundation). Aunque rodada en inglés, la mayoría de las localizaciones son de España así como los actores, si bien provenientes del mundo de las series televisivas que hacen, de esta forma, su primera incursión en un largometraje.

Mónica M. Yuan Cordiviola, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: