Saltar al contenido.

Convi-RIE y preJER en España

29 septiembre 2017

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de septiembre de 2017.

Entre amigos junto al Gran Amigo

¿Te suena el pueblo de El Toboso? Si has leído El Quijote, seguro que has pensado en la Dulcinea. Claro, es un pueblo muy famoso. Pues allí, en ese importante rincón de Castilla-La Mancha, tuvimos nuestra Convi-RIE 2017. Os contamos cómo la vivimos.


Llegados desde diferentes puntos de la geografía española nos dispusimos a compartir unos días de campamento. Cada minuto, cada actividad, cada juego o cada momento compartido tenían un mismo objetivo: descubrir el encuentro con Jesús Eucaristía como algo valioso en nuestra vida y conocer los valores que él nos enseña para crecer como personas creyentes. Así, iniciamos una aventura encantadora, de la mano de Sancho, Don Quijote, Dulcinea y otros personajes llenos de ocurrencias que nos hicieron reír y disfrutar.

Descubrimos que no todo lo que nos sucede tiene la misma importancia en nuestro día a día. Porque hay ciertas cualidades, características o actitudes que nos resultan más valiosas, en nosotros o en los demás, y por eso tenemos que cuidarlas de una forma especial.

Con Jesús y san Manuel
Por ejemplo, ¿te has preguntado alguna vez cuáles son las características que más valoras en una persona? Si no lo has pensado nunca seguro se te vienen a la cabeza tres o cuatro actitudes o cualidades que te agrada encontrar en los que viven a tu alrededor. La solidaridad, la confianza, el cuidado de la naturaleza, el compromiso, la tolerancia, la amistad, el agradecimiento, la sinceridad, la honestidad, el trabajo, la empatía y la compasión son algunos de esos valores que nos enriquecen como personas y nos ayudan a crecer y a convivir.

Por eso, durante los días de la Convi-RIE elegimos algunos de esos valores y entre todos tratamos de reflexionar y aprender un poco más sobre ellos para que cada vez estén más presentes en nuestra vida de cada día. Por supuesto, iluminamos cada uno de esos valores desde el Evangelio para intentar descubrir cómo los vive Jesús. Y también nos fijamos en el ejemplo de san Manuel González, ese amigo inseparable que tiene tanto para enseñarnos.

Durante estos días hubo tiempo para jugar, disfrutar de la piscina, realizar talleres o gimkanas en grupos, participar en diferentes concursos, ayudar entre todos en las tareas del campamento, conocer El Toboso y Alcázar de San Juan y hasta para realizar un periódico con las noticias más relevantes de la Convi-RIE. Una novedad de este año fue una actividad súper interesante que nos permitió aprender un poquito más sobre las medidas de seguridad que tenemos que tener en cuenta a la hora de tratar con fuego (¡muy interesante!). Y, por supuesto, nuestra visita a Jesús cada día con la oración de la mañana y de la noche.

Pero lo más lindo de todo esto es que, aunque os contemos un montón de cosas, hay otras muchas que son más difíciles de contar pero se han quedado grabadas en nuestro corazón y nos han hecho crecer por dentro. Y eso, nos hace brotar un colorido agradecimiento y un «¡hasta pronto, RIE-amigos!».

Mª Cecilia Appendino, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: