Skip to content

Aniversario de la canonización de don Manuel (I)

15 octubre 2017

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de octubre de 2017.

Parece que fue ayer, ¡y ya pasó un año!

El 16 de octubre de 2016 fue un día muy especial para las decenas de miles de personas que se congregaron en la Plaza de San Pedro con motivo de la canonización de seis beatos. Los devotos de san Manuel González fueron de los primeros en ingresar al recinto, ansiosos de escuchar de boca del santo padre la fórmula por la que el obispo de la Eucaristía sería incluido en el catálogo de los santos. Ha pasado un año desde ese día y los recuerdos no se han borrado. Es más, no solo siguen vivos en la mente y el corazón de todos los que lo invocan como intercesor y modelo, sino que han permitido contemplar la propia existencia desde la brillante luz de la fe y la esperanza.

Recuerdo con cariño cómo íbamos entrando a la Plaza de San Pedro toda la FER venida desde todos los puntos del mundo en la que estaba presente. La mañana era fresquita, pero con sol. La paz, la tranquilidad y la alegría se notaban y se sentían en el ambiente. ¡Que emoción! ¡Por fin nuestro beato iba a ser proclamado santo!

Yo personalmente, era la primera vez que visitaba el Vaticano y aunque todos sabemos las cosas, vivirlas…, ¡vivirlas es otro cantar! Hubo dos detalles que me hicieron saltar las lágrimas de la emoción. Recuerdo cuando nuestro papa llamó, invocó a nuestro beato entre otros: «Manuel González García». Llamado por el papa. Lo terreno y lo divino se une en esa plaza. Todos estábamos allí. Aquí es cuando te das cuenta de ese texto que tanto hemos leído en Mt 16,19: «Yo te daré las llaves del reino de los cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo». ¡Que humildad la de nuestro Jesús! Se pone por debajo del papa y se hace obediente. Nuestro papa invoca al beato y él no ha podido hacer otra cosa que acudir a la llamada. Así que las dudas han acabado. Otras veces decimos que está aquí o que estuvo allá; pero hoy, no cabe duda alguna. Nuestro beato ha acudido a la llamada del papa y está allí con él. ¡Y es nombrado santo! Y atado quedará en el Cielo para siempre.

Otro momento que recuerdo con admiración es el momento de comulgar. La plaza es muy grande y yo me preguntaba en mi cabeza: «¿y ahora?, ¿dónde habrá un paraguas amarillo?». Pero Jesús, como siempre, delicado y atento a los suyos, vino a nuestra fila. Ni un solo paso nos hizo dar. Se puso a nuestro lado y se nos entregó en una dulce Comunión de amor.

¡Gracias Jesús, por tu entrega y tu forma de ser! ¡Gracias a ti, san Manuel, por enseñarnos a amar a Jesús como nos has enseñado!

Santi (UNER Zaragoza)

 

Un santo supone un granito de arena para nuestro crecimiento en la fe y la de toda la Iglesia. Y su vida de santidad constituye un granito de sal que se diluye en la inmensidad del océano del Creador, y que transparenta la presencia y proximidad de todo un Dios que se nos hace cercano en el tiempo y en la propia existencia.

Esta es la experiencia que brota en mí un año después de la canonización de don Manuel González. Ya los preparativos supusieron un volver a caer en la cuenta de que nuestro carisma tiene una actualidad y una vigencia absolutas, y de la necesidad de darlo a conocer. Todo un regalo supuso percibir, cuando se presentaba la canonización en los distintos grupos y parroquias, cómo la gente se emocionaba ante la persona y la obra de nuestro fundador, interesándose por conocer más detalles de su vida.

Ahí ya empezó a actuar, una vez más, el celo del todavía beato Manuel, que continuó su obra reuniendo un grupito de gente, interesados muchos, en principio, más por el viaje que por el evento que nosotras celebrábamos, para acompañarnos a su canonización. Durante la peregrinación, san Manuel incansable, fue entusiasmándoles, hasta el punto de que bastantes de nuestras compañeras de aventura, después de lo vivido en Roma, se han unido a algún grupo de la UNER, incluso se ha formado uno nuevo, en un pueblo donde no había.

A lo largo del curso han aparecido más personas que están interesadas en conocer nuestros grupos UNER e incorporarse a ellos, en su mayoría contagiadas por el entusiasmo de las que fueron a la canonización. Es experimentar que san Manuel no es un recuerdo, un personaje del pasado, sino que su sombra se vuelve densa para renovar nuestra ilusión por seguir sus huellas a pesar de nuestra pobreza, nuestras limitaciones y los escollos del camino; y apreciar que sus huesos, como su lengua y su pluma en vida continúan haciéndose encontradizos para que este mundo nuestro descubra que en la Eucaristía tenemos el Camino, la Verdad y la Vida.

Mª Elena Fernánez Fernández, m.e.n.

 

Los santos son el patrimonio espiritual más importante que tiene la Iglesia. Ellos nos recuerdan que vivir el Evangelio, ser discípulos del Señor es posible, en cualquier lugar y tiempo.

Las circunstancias históricas solo son medios de los que Dios se sirve para que en determinadas personas muestren, con su testimonio, un aspecto u otro de la vida de Jesús. Los santos hacen presente, en su propio tiempo y con su propia historia, a Cristo resucitado.

Esto fue lo que puso de manifiesto la canonización de don Manuel González. Aquel día, en la Plaza de San Pedro, pudimos contemplar una estela de santidad. Fueron canonizados siete santos. Cada uno de ellos había nacido en distintos países y épocas. Cada uno de ellos había dado testimonio con su vida de Jesucristo. Aquel día pudimos vivir la santidad de la Iglesia y su catolicidad. Una universalidad que pusieron de manifiesto los miembros de la Familia Eucarística Reparadora y sus amigos, venidos de distintas partes del mundo. Y todos con el deseo de vivir como discípulos del Señor, siguiendo las huellas de san Manuel González, pero cada uno en su lugar para prolongar esa estela de santidad a lo largo del tiempo y del espacio.

Andrés Martínez Esteban, Pbro.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: