Skip to content

Resonancias en nuestra Iglesia de hoy (noviembre 2017)

26 noviembre 2017

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de noviembre de 2017.

Quiero seguir llevando el Evangelio de la misericordia a los enfermos y a los débiles

«Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado» (papa Francisco, Misericordiae Vultus, 2).
Queridísimo D. Manuel: Considerando los frutos espirituales que comportó el ministerio de los misioneros de la misericordia durante el Año santo extraordinario, ha renovado el decreto por el que habían sido nombrados y lo ha prolongado hasta nueva disposición como «signo concreto de que la gracia del Jubileo sigue siendo viva y eficaz, a lo largo y ancho del mundo» (Misericordia et Misera, 9). La misericordia siempre estuvo presente en tu ser y actuar, podemos decir que fue una constante de tu vida. Hoy vamos a entrevistar a uno de los 54 misioneros de la misericordia de España, nuestro querido D. Sergio Pérez Baena, de la diócesis de Zaragoza y miembro de nuestra Familia Eucarística Reparadora.

El papa está totalmente convencido de que lo que más necesita el mundo en este momento es tomar conciencia de la misericordia del Señor. Es por ello que hemos vivido un Año de la misericordia y que instituyó cientos de misioneros de la misericordia en todo el mundo. En España durante el Año de la misericordia fuisteis muchos de los cuales el santo padre ha renovado a 54. ¿Qué labor, espiritual y pastoral, ha implicado este nombramiento en el Año de la misericordia?
La labor principal para la que he sido llamado en algunas parroquias de mi diócesis y en algunas diócesis cercanas ha sido la de predicar sobre la misericordia. Predicación que en la mayor parte de los casos ha estado acompañada de la celebración del sacramento de la reconciliación. Muchas personas se han visto motivadas por este Año Jubilar a emprender de nuevo su camino de fe y vida espiritual. Para algunas la confesión en este Año ha supuesto un empezar de nuevo y olvidar muchas situaciones de su vida pasada.
Pero también tengo que decir que el primer beneficiado de este servicio que la Iglesia me pidió soy yo mismo, porque he experimentado un proceso de conversión en mi vida espiritual dejando que la misericordia de Dios fuera habitando más en mis entrañas sacerdotales.

Ya ha concluido el Año de la misericordia (hace un año se clausuraba). ¿Qué implica, actualmente, continuar siendo misionero de la misericordia»? ¿Qué nuevos matices conlleva esta labor?
La renovación, por parte del santo padre Francisco, de algunos de los misioneros de la misericordia supone poner en el centro de su magisterio y de la vida eclesial la misericordia. El papa acompaña proféticamente su palabra, que dirige a la Iglesia universal con sencillez y profundidad, con gestos que nos ayudan a hacer nuestro el mensaje que nos proclama. El envío de los misioneros de la misericordia, como el mismo santo padre nos dijo en Misericordia et Misera es un signo del deseo de que la gracia del perdón llegue a todos y cada uno de los corazones. Aceptar este servicio supone estar siempre disponible para anunciar y celebrar el Evangelio de la misericordia.

¿Te sorprendió, en su momento, esta misión que el papa directamente deseaba encomendarte? ¿Qué implicó en tu vida sacerdotal?
Muchísimo, y me sigue sorprendiendo. Colaborar con el papa poniendo la misericordia en el centro del mensaje de la Iglesia me hace sentirme un privilegiado. Además, cuando uno mira su pobre vida sacerdotal con sus miserias aún más. Pero aun esto es signo de misericordia porque no puede ser misericordioso el que no experimentó el perdón y la misericordia en carne propia. Como sacerdote he intentado mostrarme más disponible para la confesión, procuro hacer siempre referencia a la misericordia en mis homilías, al igual que invitar a los fieles a obrar la misericordia a través de las obras de misericordia espirituales y corporales. Para esto he intentado yo mismo hacerme más cercano a los enfermos y débiles, y de manera especial a los presos. Igualmente he orado y meditado ampliamente la bula del Año de la misericordia y las parábolas de la misericordia que san Lucas nos ofrece en su Evangelio. De la misma manera me he formado en algunos aspectos de la confesión y la misericordia para poder ayudar y acompañar correctamente.

Ya que eres encargado de anunciar la misericordia de Dios, ¿hay alguna vivencia en tu propia vida que te haya marcado en este sentido?
Personalmente siempre he intentado valorar el sacramento de la reconciliación como un momento de encuentro con un Dios que nos ama infinitamente y que está siempre esperándonos. Por eso cada confesión ha sido y es un momento para cantar las misericordias que Dios hace conmigo. Pastoralmente, ya como seminarista, descubrí la realidad de las cárceles como una llamada a vivir radicalmente el mensaje evangélico y aún hoy intento ser instrumento de humanización.

¿Tienes alguna experiencia remarcable como misionero de la misericordia en este Año?
Cada lugar que he visitado y cada persona a la que he ayudado a liberarse de los pesos que le hacían duro el caminar son motivo para mí de profunda acción de gracias. Pero destacaría dos. La primera de ellas fue durante la Cuaresma del 2016 en pleno Año de la misericordia. Fui invitado por el entonces Obispo de Teruel-Albarracín, D. Carlos Escribano, a presidir una celebración comunitaria de la reconciliación en la Catedral de Teruel con una motivación previa. La destaco porque supuso una acción diocesana en el Año Jubilar, fue un signo de comunión con el papa, ya que se unieron todas las parroquias y estuvimos muchos sacerdotes confesando durante mucho rato a muchísimos fieles.
La otra experiencia es la sorpresa que me llevé a principios de verano del 2016 cuando un sacerdote de una diócesis para nada cercana a Zaragoza, vino a la parroquia de Daroca, donde resido, a confesarse haciendo muchos kilómetros en un mismo día. Descubrí en él el bien que el papa está haciendo a todos los sacerdotes invitándonos constantemente a vivir la alegría del Evangelio y a ser pastores con «olor a oveja».

¿Crees que podríamos llamar a S. Manuel, también, «misionero de la misericordia»? ¿Qué faceta de su vida te parece lo definiría así?
Toda la vida de san Manuel fue un canto a la misericordia de Dios. Misericordia que se palpa en la vida que brota del Sagrario, de la Eucaristía. Todo un Dios que se hace pan para recordarnos que no estamos solos y que él está allí vivo por nosotros. Jesús Eucaristía, que con entrañas de misericordia está esperándonos, está aguardando que vayamos a Él. Jesús Eucaristía, que no tiene en cuenta nuestros pecados ni situaciones personales, sino que nos busca y no descansa hasta que nosotros no descansemos en Él. D. Manuel nos animó con su vida y con sus escritos a poner nuestro corazón en su corazón eucarístico y a hacer de nuestra vida un servicio a los más humildes, obrando la misericordia. Igualmente, toda la espiritualidad sacerdotal de san Manuel es una invitación a la disponibilidad, a ser instrumentos de reconciliación, ya sea humana como sacramental. Por todo esto y por más D. Manuel es el eterno misionero de la misericordia.

Mª del Carmen Ruiz y Mónica Mª Yuan Cordiviola, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: