Saltar al contenido.

Resonancias en nuestra Iglesia de hoy (junio 2018)

9 junio 2018

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de junio de 2018.

Mirando al futuro con ojos nuevos y corazón agradecido

Del 11 al 23 de marzo tuvo lugar en Palencia la VII Asamblea de las Misioneras Eucarísticas Seglares de Nazaret. Participaron representantes de todos los países donde trabaja esta rama de la Familia Eucarística Reparadora. Entrevistamos a la Hna. Mª del Valle, Misionera Eucarística de Nazaret y a varias MESN que participaron, como representantes de sus países.

Querida hermana Mª del Valle, delegada para la Institución de las MESN.¿Qué implica este encuentro? ¿Cada cuánto debe realizarse?
Las Misioneras Eucarísticas Seglares de Nazaret constituyen una asociación pública de fieles, así reconocida por la Iglesia según el actual orden canónico y agregadas a la congregación de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret desde sus orígenes por deseo expreso de san Manuel, su fundador. Constituyen una institución secular, y hacen voto de castidad y promesas de pobreza y obediencia.

Cada 6 años, justo un tiempo antes de que la congregación celebre su Capítulo general, deben realizar una Asamblea general, para poder presentar en este Capítulo sus nuevas propuestas. Durante dicha Asamblea, además de tratar diversos asuntos, se elige en nuevo equipo de gobierno de la institución llamado Consejo general. Este equipo será el responsable de gobierno de la Institución por los siguientes seis años.

¿Qué se realiza en un encuentro de este tipo? ¿Cómo es la organización del mismo?
La dinámica de estos días ha tenido dos partes muy diferenciadas. Se comenzó con una semana de ejercicios espirituales dirigidos por el P. Antonio Pavía, comboniano, y después se procedió a la Asamblea propiamente dicha, bajo el lema: «Lo que el amor no puede callar».

La Asamblea propiamente dicha fue inaugurada con la exhortación que la Superiora general de las Misioneras Eucarísticas, Hna. Mª Leonor Mediavilla dirigió a las asambleístas, dando un impulso de aliento caminar con pasión y energía en vivencia de la propia vocación y carisma.

En los días siguientes, las reflexiones fueron preparadas e impartidas por la Hna. Mª Teresa Castelló, Vicaria general de la congregación y gran conocedora de la Institución. Los temas estuvieron referidos a cuatro dimensiones esenciales: identidad (quiénes somos); carisma (cómo vivimos), sentido de pertenencia desde la fraternidad (dónde estamos) y la formación para la misión (a quiénes vamos).

¿Quiénes asistieron a esta VII Asamblea general? ¿Cómo se elige a las representantes? ¿Cómo se trabaja durante estos días?
Asisteron un total de 14 MESN de diferentes países donde está inserta la Institución: tres de Argentina, dos de Ecuador, una de México, una de Perú, una de Venezuela (representada por una Misionera Eucarística) y siete de España. Tal como lo indican nuestros Estatutos, también se hicieron presentes tres Misioneras Eucarísticas: la Superiora general (que lo es también de nuestra Institución), la Vicaria y la Delegada.

En el transcurso del año se fueron enviando trabajos, memorias, elaborando estadísticas, propuestas de asuntos a tratar y reflexiones, así como un documento preliminar para poner en sintonía a toda la Institución en lo que próximamente se profundizaría, sobre el ser y hacer de cada MESN hoy, con el fin de ir fortaleciendo las bases y la propia identidad, para lanzarse a la eucaristización como consagradas seglares desde su ser de luz, fermento y sal, teniendo en cuenta el lema originario que el fundador dio a la Institución como signo de radicalidad evangélica: «Solo Jesús solo».

Las elecciones para representantes se realizó por país, debiéndose elegir una representante por cada diez Misioneras Eucarísticas Seglares.

El enriquecimiento de experiencias de todas y cada una de las elegidas, así como los asuntos, temas preparados y las aportaciones que cada MESN quiso hacer llegar a la Asamblea y las continuas gracias del Señor fue dando forma al contenido del encuentro.

Debemos entender, por tanto, que ha sido elegido un nuevo equipo de gobierno. ¿Quiénes lo conforman? ¿Cuál es su misión en estos próximos seis años hasta la siguiente Asamblea?
Uno de los objetivos de la Asamblea es la elección de cargos generales para el nuevo período de seis años, de ahí que, después de estudiar los bloques de reflexión y concretar las líneas generales de vida para esta nueva etapa, se llevó a cabo las elecciones y recayeron sobre las siguientes:
Subdelegada: Graciela Raquel Debello (Argentina); Secretaria: Ana Guerrero Márquez (España); consejeras: Edith Loor Veduga (Ecuador), Fredesvinda Sánchez Fernández (Perú) y Asunción Serrano (España)

Dentro de las numerosas funciones de este Consejo general es, según nuestros Estatutos: mantener viva la espiritualidad, trabajando por la observancia de los Estatutos, cuidar la buena marcha de la Institución, consolidar con un trabajo prudente, la unidad y desarrollo de la Institución, discernir la selección de candidatas para la admisión y proceso de etapas formativas, organizar encuentros de fraternidad, cursos formativos, etc., y editar el boletín propio, órgano de comunicación entre las MESN.

Querida Carmen Mareco, MESN de Argentina, ¿cómo has vivido estos días? ¿Qué implicaron en tu vida cristiana y de mujer consagrada?
Jamás lo olvidaré lo vivido en este tiempo. Conocí lugares increíbles y emblemáticos que conciernen a la vida de este hombre que lo dio todo en su vida por el Jesús que se le mostró solo en soledad de Sagrario. Luego llegó la Asamblea y como antes había tenido una hermosa charla con nuestra Delegada general que me quitó todos mis miedos, la viví paso a paso, con mucho entusiasmo y respeto lo que estábamos tratando, pues se jugaba el futuro de nuestra Institución.

Me gustaron mucho las reflexiones que se impartidas por la Hna. Mª Teresa y los trabajos en equipos entre nosotras, Me ayudaron a descubrir que aunque viviésemos en distintos lugares, nos unían las mismas cosas y las ganas de cambiar o mejorar algunos aspectos según iban surgiendo los temas.

Querida Carmen: Tu viaje para llegar a la Asamblea no fue tan largo como otros, ya que eres de Bilbao, en España. ¿Qué significó estar en Palencia estos días?
El hecho de ser en Palencia garantizó mucho el ambiente y la gracia recibida. San Manuel estaba muy presente. A mí personalmente me ha hablado muy claro, para reorganizar mi vida como mujer, como consagrada a solo Jesús solo, llamada a vivir en clave de fraternidad, con un amplio sentido de pertenencia y con audacia evangelizadora.

Al ser invidente, las descripciones que se hicieron con tanta claridad y detalle en las reflexiones, en las visitas a la Trapa y al Museo de san Manuel, en la catedral y en cada acontecimiento fue para mí un regalo, me hizo vivir todo, las vísperas, las celebraciones, los datos históricos. En fin, todo para mí ha sido una riqueza que me hace vivir el hoy desde otra perspectiva, más gozosa y esperanzada.

Estoy convencida que quien desconoce su historia, su origen, no tiene identificad propia y la Asamblea ha sido una oportunidad para conocer más y mejor al Señor y la propia Institución, y no menos a nosotras mismas.

La Asamblea concluyó en la catedral de Palencia, con la participación en la celebración eucarística. Ana Guerrero, MESN de Málaga y secretaria, por otro sexenio de la Institución, ¿cómo viviste esta celebración final como colofón de estos días de encuentro, oración y discernimiento?
Residir en los Nazaret de Palencia fue, por sí mismo, un regalo inmenso. Además de la acogida, que fue más que fraterna, me emocionó poder conversar con las hermanas más mayores que en sus tiempos más jóvenes nos habían ayudado tanto. La Eucaristía en la catedral, ante la tumba de nuestro santo fundador, presidida por D. Ginés, sacerdote que tantos años nos ha acompañado en encuentros, asambleas y cursos y al que tanto apreciamos todas, fue muy emotiva y me trajo muchos recuerdos vividos en aquella capilla, donde reposan los restos de don Manuel. Fue un colofón y precioso lleno de mucha emoción. Mis cuatro palabras claves: emoción, alegría, pertenencia y fraternidad. Gracias Señor por estos días donde nos renovamos para seguir adelante, con ilusión y alegría y hacer vida el lema que nos presidía: «Lo que el amor no puede callar» y por eso lo cuento.

Mónica Mª Yuan Cordiviola, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: