Saltar al contenido.

Palabras de santo (junio 2018). Artes para ser apóstol

22 junio 2018

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de junio de 2018.

Para aprender a orar de corazón

A las profundas enseñanzas de espiritualidad eucarística que nos transmite san Manuel en sus escritos, como por ejemplo reflexionar acerca de qué hace, qué dice, cómo calla Jesús en el Evangelio y en la Eucaristía, se agrega en Oremos en el Sagrario como se oraba en el Evangelio, que hoy comentaremos, un matiz muy especial: cómo ora y cómo nos enseña a orar.
Ver en Google Books, Oremos en el Sagrario como se oraba en el Evangelio (2ª edición, 1939).

Nuestro autor comenzó a escribir esta serie de reflexiones sobre la oración en 1926, y se fueron publicando periódicamente en la revista El Granito de Arena hasta 1930, año en que apareció la primera edición del libro, con el título Oremos en el Sagrario como se oraba en el Evangelio.

Tres son las palabras clave en las que se centra este libro: oración, Eucaristía y Evangelio. Como dice la «Introducción» de las Obras completas: «son los tres hilos de oro que trenzan el contenido de la presente obra de don Manuel. Se diría que son su tema monocorde de siempre. Y sin embargo, esas páginas llevan el doble timbre de novedad y originalidad inconfundibles. Es la oración evangélica del Padrenuestro la que vertebra toda la exposición, a base del comentario espiritual y teológico de cada petición. El triple acento de la obra: teresiano, ignaciano y agustiniano, sitúa al autor en lo vivo de la tradición espiritual cristiana» (OO.CC. I, pp. 775-776).

Estas reflexiones fueron pensadas por don Manuel en continuidad a otros de sus escritos. Así lo expresa al comenzar la nueva sección de El Granito: «La aceptación que no sólo entre las Marías sino entre toda clase de almas eucarísticas ha querido el Amo que tenga mi librito Mi Comunión de María con preparaciones y acciones de gracias para la Comunión de cada día, y Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario con modos y ganas de hacerle visitas jugosas, me mueve a comenzar otra serie de articulitos o cuadros exponiendo modos de orar basados como los primeros en el Santo Evangelio y dirigidos a hacer de la oración ante el Sagrario el punto de partida de una piedad sólida, efusiva y eficazmente santificadora. La serie, pues, que hoy comienzo versará sobre un tema único: Oremos ante el Sagrario como se oraba en el Evangelio. Es decir, que pretendo, más que con lecciones teóricas, con cuadros históricos, lo más vivamente que pueda descritos, enseñar y ayudar a orar cómo se oraba en el Evangelio y como se obtenía fruto cierto» (El Granito de Arena, 20 de marzo de 1926, n. 440, p. 170). Con palabras similares redactará también la introducción del libro, cuatro años después.

Escuela de oración
El libro está formado por una «Introducción del autor» (escrita en 1930), unas palabras para la segunda edición (1939), catorce capítulos, un epílogo y un apéndice. En la 5ª edición (1975), se agrega una presentación de D. Andrés Molina Prieto, donde, entre otras cosas, afirma: «la lección de don Manuel González es diáfana: Para orar, el mejor libro es el Evangelio, la mejor fórmula el Padrenuestro, la mejor escuela el Sagrario. En el presente libro se nos revelan todas las grandezas del Padrenuestro como programa y síntesis de espiritualidad.Oremos… es una invitación irresistible para orar como el Señor quiere, respondiendo así al mandato divino, y ejerciendo el sacerdocio conferido por el bautismo, como nos recuerda el Concilio. Al abrir el Evangelio ante el Sagrario para orar aquí como se oraba allí, buscamos sobre todo identificarnos con Cristo configurándonos con Él (cf. Flp 3,10)».

Al aparecer la primera edición, las páginas de El Granito lo anunciaban con estas palabras: «Recién editado. Oremos ante el Sagrario como se oraba en el Evangelio, por el Excmo. Sr. Obispo de Málaga. Dos pesetas, más el certificado. ¿No tiene usted quizás ideas claras sobre la oración? Lea Oremos… ¿Desea admirar bellas escenas del Evangelio? Lea Oremos… ¿Se le hace dificultosa la oración? Lea Oremos… ¿Cómo se ha de orar ante Jesús Sacramentado? Como oraban los protagonistas de muchas escenas evangélicas. ¿No sabe aún cómo oraban? Es porque no ha pedido el libro Oremos… a la Administración de El Granito de Arena en Málaga» (20 de mayo de 1930, n. 544, p. 305).

Y pronto resonaron también algunos ecos de sus lectores: «De la Revista Eucarística del Clero. Librito encuadernado en tela negra con títulos en oro […] Trabajo… ¿de quién? ¡Del Sr. Obispo de Málaga! ¡Ah!, sí, ¡del Fundador de las Marías de los Sagrarios, del Arcipreste y Prelado eucarístico, del escritor sacramental sin par en nuestra España en estos tiempos! […] comentarios regaladísimos y aplicaciones afinadísimas y finísimas, siempre en un estilo originalísimo, gráfico, vivo, variado» (El Granito de Arena, 5/9/1930, n. 551, p. 442).

Agotada la primera edición continuaron otras, hasta llegar en la actualidad a siete (1930, 1939, 1946, 1955, 1975, 1985, 1998), además de formar parte del primer tomo de las Obras completas (nn. 891-1141). Por otra parte, «tanta resonancia tuvo este libro en la literatura ascética eucarística que, en 1934, apareció la primera edición italiana debida a la docta pluma del sacerdote de Vicenza y párroco de San Martino Alfieri, don Silvio Conti, quien respetó el expresivo título original, traducido así a la dulce lengua de Dante: Preghiamo davanti al Tabernacolo come si pregava nel Vangelo (Vicenza, Società Anonima Tipografica fra Cattolici Vicentini)» (A. Molina Prieto, «Present. a la 5ª edición»).

Un impulso del corazón
En las páginas de este libro, además de los diversos personajes bíblicos en los que basa sus comentarios, don Manuel cita a muchos santos. Quienes lo han estudiado en profundidad dicen que en sus reflexiones hay una particular influencia de santa Teresa, san Ignacio y san Agustín: «la obra termina con un rico apéndice donde se recogen bellísimas sentencias sobre la oración espigadas en la gran Reformadora del Carmelo. El influjo de Iñigo de Loyola late en el trasfondo del libro: crecer constantemente en el íntimo conocimiento de Jesucristo para inflamarse en su amor y alentarse a su perfecta imitación y seguimiento. En cuanto a la inspiración agustiniana, es patente en varias citas, pero se respira también en un clima de piedad personal que nos hace evocar al santo Doctor de Hipona» (A. Molina Prieto). Además, encontramos pensamientos de muchos otros santos, como san Juan Damasceno, santa Teresita del Niño Jesús, san Cipriano, santo Tomás de Aquino, san Juan Crisóstomo, san Ambrosio, san Juan de la Cruz, santa Inés, san Jerónimo, san Pablo de la Cruz… ¡Cuánta riqueza y diversidad de maestros de oración reunidos en un solo libro!

Una última consideración que podríamos hacer antes de invitar a su lectura, es poner de relieve dos notas de la espiritualidad de san Manuel muy presentes en estas páginas: las dimensiones eucarístico–trinitaria y eucarístico–mariana. Jesús ora al Padre (y nos enseña a decir «Padre») en la unidad del Espíritu Santo: «Señor, infinitamente más afortunados somos nosotros que los gentiles del Evangelio; sabemos que mirando la Hostia consagrada te vemos, te oímos, te sentimos presente, y viviendo en Ti, amándote y siendo amados por Ti, a nuestro Padre Dios en unidad con el Espíritu Santo Dios… ¡Padre nuestro, que tu nombre sea santificado por el conocimiento, el amor y la glorificación de tu Hijo vivo en la Hostia consagrada!» (OO.CC. I, n. 983).

Finalmente, y como es también habitual en los escritos de nuestro autor, no puede faltar la maternal presencia de María, mujer eucarística, maestra de vida interior. A Ella van dedicadas bellísimas jaculatorias al final de algunos apartados, y todo el epílogo. Y a Ella también nosotros le decimos, con palabras de nuestro querido santo: «Inmaculada Mediadora de Dios y de los hombres, que el Padre Dios, el Hijo Dios y el Espíritu Santo Dios reciban la mayor gloria, y tus hijos, los hombres, la mayor paz orando ante tu Jesús en el Sagrario como se oraba en el Evangelio» (OO.CC. I, n. 1140).

Mª Andrea Chacón Dalinger, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: