Saltar al contenido

Cartelera recomendada (noviembre 2018): El mayor regalo

7 noviembre 2018

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de noviembre de 2018.

El perdón pone fin a cualquier guerra

«Existe un arma capaz de poner fin a cualquier conflicto. Ya la han usado en Francia, España, Irlanda, México, Colombia, Ruanda… y funciona. Siempre. Su poder constructivo es ilimitado. Y, además, es gratis. Pero hay que ser muy valiente para usarla. Los griegos le llaman hyper-don: el mayor regalo.

El mayor regalo

Duración: 105 minutos
Estreno en cines: 9 de noviembre
País: España
Género: Documental
Director: Juan Manuel Cotelo
Web: http://www.elmayorregalo.com

El bueno mata al malo y el público aplaude. Para alcanzar la paz, aún se aplica una vieja ley que sigue demostrando su ineficacia: “ojo por ojo, diente por diente”. Y así nos va… Los hechos demuestran que castigando la violencia con violencia, se generan nuevas injusticias. Pero así se nos educa, desde niños. En las películas, el final feliz es que el bueno mate al malo. Y el público aplaude. En los videojuegos, somos nosotros los justicieros virtuales. De los políticos aprendemos a humillar a quien piense diferente. Un mal día, en nuestro propio hogar, aplicamos las lecciones aprendidas… y las consecuencias son terribles. Familias en guerra, pueblos en guerra, países en guerra, religiones en guerra, diferentes modos de pensar en guerra… ¿Hay modo de romper esta espiral?».

Eficacia a toda prueba

De la mano de Juan Manuel Cotelo, este largometraje muestra, con historias reales de reconciliación, que el perdón pone fin a cualquier guerra. No existe otra receta mejor para alcanzar la paz. El perdón es eficaz, incluso entre los corazones que parecen de piedra.
Esta película tiene el acierto de dar a conocer el final de feliz de muchas historias que, en su día, fueron noticia en los medios de comunicación: el atentado de Irene Villa, los conflictos en Ruanda entre los hutus y los tutsis, los terroristas del IRA, jefes paramilitares de Colombia y otras muchas. Combina los conmovedores testimonios con una trama de ficción, que permite al espectador recobrar el aliento. En ella se representa, con cierta comicidad, cómo podría ser un final feliz para las clásicas películas del Oeste.

Aprender a perdonar

¿Qué pasaría en todo el mundo si fomentásemos el amor en lugar del odio? Si tantas películas nos han enseñado a odiar, El mayor regalo es una película que enseña a perdonar.
El Mayor Regalo llega a los cines de España el 9 de noviembre e, inmediatamente después, comienzan los estrenos internacionales. Es el quinto largometraje de su director, Juan Manuel Cotelo, y el cuarto con la productora española Infinito + 1, responsable también de los títulos La Última Cima (2010), Tierra de María (2013) y Footprints (2016), que fueron los documentales más vistos en salas de cine de España, en sus respectivos años de estreno, además de estrenarse en 33 países y de ser adquiridos por Netflix. Ahora, con El Mayor Regalo, confían en repetir y ampliar su alcance internacional.
Aunque su director aspira a algo más que al éxito de taquilla: «Ante el panorama desolador de la cultura de la división y el enfrentamiento, fomentada por líderes sociales, culturales y políticos, mi opción está clara: deseo fomentar la paz en la sociedad, dando a conocer la eficacia del perdón. Porque funciona. En el 100% de los conflictos, incluso en los que parece imposible recuperar la paz». Es deseo del director que, tras la proyección de la película, salga una oleada de amor que se extienda por el barrio, la ciudad, el país donde se proyecte. Que los espectadores se conviertan en epicentros de amor en un mundo tan castigado por el odio.

Lo imposible, ¡es posible!

Todos, en mayor o menor medida, hemos atravesado situaciones difíciles, injustas, de dolor o crueldad. Ante ello, ¿es posible amar a nuestros enemigos? Esta película nos lo muestra. A través de los testimonios de aquellos que han vivido el dolor en primera persona, descubrimos que existen dos opciones: maldecir, vivir triste y con resentimiento, o ser feliz. Sin perdón no se puede ser feliz porque el corazón permanece herido, encerrado en el odio.
No podemos negar que el entorno, la historia personal y la familia influyen en nuestra manera de pensar, de reaccionar y de amar, pero ¿estamos condenados a heredar los odios de nuestros antepasados y culturas? ¿O a convertirnos en monstruos por aquello que nos han hecho vivir? Como muestra la película, la historia condiciona pero no determina. Siempre tendremos la opción de romper la cadena y empezar algo diferente.
¿Se puede hacer sin Dios? A veces, el daño es tan grande que parece imposible perdonar. Pero lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios. En todas las historias de reconciliación, con final feliz, hay tres personas implicadas: la persona ofendida, el ofensor y Dios. El final feliz de los conflictos no depende solo de nosotros. El perdón es un regalo que no se merece ni se compra; es algo que solo Dios puede dar, pero hay que pedirlo. La película nos recuerda quién y cómo es nuestro Dios. Un Dios que nos quiere felices y que regala al ser humano la capacidad de perdonar, de sobreponerse a las situaciones más crueles y la posibilidad de comenzar una vida renovada por el amor. Dios quiere hacernos partícipes y protagonistas de ello. Solo necesita un corazón sincero, con una mínima abertura por la que derramar su gracia.
El perdón es el mayor regalo que Dios nos ha hecho en Jesucristo y ese es el mayor regalo que podemos hacer nosotros a los demás. Solo quien se sabe amado y perdonado puede, a su vez, perdonar. En eso radica la grandeza de nuestra fe. La fe en un Dios que nos ofrece una y otra vez, de forma gratuita, su perdón. Y si Dios nos perdona, ¿quiénes somos nosotros para no perdonar? Pero, primero, debemos dejar que Dios sane en nosotros todo lo que el pecado y el mal han dañado. La Iglesia nos ofrece, para ello, el sacramento de la Reconciliación. Después de haber recibido el abrazo de Dios, dejemos que sea Él quien haga surgir en nosotros el deseo de perdonar y construir, así, la civilización del amor.

Ana Mª Cayuso Prados, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: