Saltar al contenido

Palabras de santo (noviembre 2018). Nuestro barro

28 noviembre 2018

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de noviembre de 2018.

Recetas para ser santo

En la exhortación apostólica Gaudete et exsultate, el papa Francisco invita a toda la Iglesia a vivir la alegría de las Bienaventuranzas, renovando el deseo de ser santos. Entre los escritos de san Manuel, también encontramos uno dedicado al tema de la santidad, en el que descubrimos varias concordancias con las reflexiones del santo padre. Lo empezó a escribir en 1931 y fue publicado en 1933 con el título Nuestro barro.Ver en Google Books, Nuestro barro (2ª edición, 1938).

El subtítulo del libro nos guía en cuanto a su contenido: «Avisos y ejemplos para hacer santos de barro a pesar de él». El epígrafe que da inicio a sus páginas es del libro de los Salmos: «Dios conoce nuestro barro» (Sal 102). En las páginas de El Granito, su publicación se anuncia con estas palabras: «Según nuestra costumbre damos a conocer el índice de este librito que acaba de salir. Así podrán nuestros lectores darse cuenta mejor de lo que contiene. Nuestro barro, no lo dudamos, está llamado a tener un gran éxito entre nuestros amigos cuyos gustos ya conocemos» (5/7/1933, n. 616, p. 382).

«Un libro nuevo que acaba de salir. Y que debe su existencia a Dios, sin el cual no se ha hecho ninguna cosa; al barro marca “Adán”, y a la acreditada pluma del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Málaga. Nuestro barro es su título, con diferentes temas de meditaciones o conversaciones, como podrán ver en el índice que publicó El Granito del 5 de julio último. Que Dios Padre Creador del barro, Dios Hijo Redentor del barro, Dios Espíritu Santo Santificador del barro, la Madre Inmaculada sin una molécula de barro sucio, que jamás se manchó con barro, y los santos todos que se santificaron con, a pesar y a causa de su barro y de sus quebraduras reparadas, despierten ganas de enterarse de lo que es nuestro barro, para lo que se hizo, para lo que sirve y lo que puede y quiere hacer el Alfarero Divino con este barro nuestro» (El Granito de Arena, 20/7/1933, p. 401).

Seis meses después, encontramos este comentario publicado por Cada Maestrito (Huelva): «Nuestro barro es el título del último precioso libro del Obispo de Málaga, nuestro queridísimo don Manuel González García, antiguo Arcipreste de Huelva y fundador de nuestras Escuelas. Nuestro barro es un libro para meditar; para entrar dentro de uno mismo y en consecuencia entrar dentro de Dios. No tiene desperdicio. Como todas las obras del gran escritor está saturada de sustancia cristiana, de Sagrado Corazón, de Eucaristía, de Jesús. Toda miseria nuestra está vista magistralmente para desde esta visión acercarse humildemente a Dios. Además, el libro entero está tocado de la gracia del Señor y de la gracia humana, porque a este santo varón no le quitaron las tribulaciones de la vida y del apostolado el humor, el ángel y la sonrisa que campean en el libro como una bandera de su corazón andaluz. Gracias a Dios. El día que nos quiten a los andaluces la transparencia del humor y de la sonrisa dejaremos de ser de nuestra tierra y seremos de otro país cualquiera» (El Granito de Arena, 5/12/1933, p. 692).

Para ser tomado a sorbos
El libro alcanzó seis ediciones (1933, 1937, 1945, 1953, 1967, 1985) y está incluido en el segundo tomo de las Obras Completas (nn. 3032-3274). El prólogo tiene la firma de don Manuel desde Láriz (1933) y en la segunda edición añade unas palabras preliminares, siendo ya obispo de Palencia (1937). Al final del prólogo, su autor nos da una sabia advertencia, válida para la lectura de muchos de sus escritos: «más que para ser leído de una sentada, es propio para ser tomado a sorbos, esto es, como temas sueltos de meditaciones o conversaciones». Así nos dispone san Manuel, gran conocedor de las almas, a adentrarnos en el conocimiento de algunos aspectos de nuestra frágil humanidad.

Con su estilo sencillo y profundo, plantea en estas páginas dos posibles peligros de la vida cristiana, que son, por un lado, la posibilidad de quedarnos paralizados por el miedo, tímidos e inseguros (parte primera: «los acobardados del barro propio y ajeno»), y por otro, la tentación de cerrarnos a la acción de Dios por estar demasiado seguros de nosotros mismos (parte segunda: «los engreídos de su barro»). Ante estas tendencias de nuestra condición humana nos propone una serie de recetas que nos ayudan a centrar nuestro corazón en el Señor, a aprender a discernir y estar atentos, conociendo las particularidades de nuestro barro.

Uno de los mensajes que atraviesa estas páginas es el de aprender a no tener miedo cuando descubrimos este barro en nosotros, y saber confiar, con todo y a pesar de todo, en la misericordia del Señor. En este sentido, nos dice el papa Francisco: «No tengas miedo de la santidad. No tengas miedo de apuntar más alto, de dejarte amar y liberar por Dios. No tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo. Hay que perderle el miedo a esa presencia que solamente puede hacernos bien. Necesitamos el empuje del Espíritu para no ser paralizados por el miedo y el cálculo, para no acostumbrarnos a caminar solo dentro de confines seguros. ¡Dios no tiene miedo! ¡No tiene miedo! Él va siempre más allá de nuestros esquemas y no le teme a las periferias. Pero hace falta pedirle al Espíritu Santo que nos libere y que expulse ese miedo que nos lleva a vedarle su entrada en algunos aspectos de la propia vida» (cf. Gaudete et Exsultate, 32.34.51.129.133.135.175).

También don Manuel nos invita a no tener miedo y a confiar en la gracia de Dios. En este libro enumera varios posibles temores, entre otros: miedo a la intimidad con Jesús, miedo de hablar, miedo a la lógica, a la paz, a la inutilidad, a los superiores, a las distracciones, al decaimiento… ¡Qué temerosos somos! Ante este panorama, que revela diversos aspectos de nuestra fragilidad, no deja de animarnos y darnos sugerencias para seguir al Señor con paz, a cada paso de nuestra vida.

Realismo y optimismo
La introducción de las Obras Completas nos ofrece más detalles acerca de este libro: «Entre los escritos breves de don Manuel podría proponerse éste como buen exponente de realismo y optimismo fundidos en una unidad literaria que es, a la vez, dialogante y combativa. Escrito en el clima crispado de la España de 1933 y firmado por el autor en su destierro de Láriz, lejos de su diócesis malacitana, el libro fluye con prosa ágil, entretejida de episodios y recetas, consignas contra el miedo, actos de presencia y de valor ante la persecución de que son objeto, como él, tantos católicos españoles…, pero sin acidez ni agresividad (…) Con todo, el escrito tiene sentido e intención netamente pastorales. Se propone alimentar en el lector el ideal de vida cristiana, desde la realidad del barro humano que asedia la vida o que la penetra. Como ocurre siempre en los escritos de don Manuel, en esa propuesta de ideales cristianos se soslaya la exposición abstracta y se desciende a lo concreto y cotidiano» (OO.CC. II, pp. 893-894).

Santos de ayer, hoy y siempre
La tercera parte del libro habla de «ejemplos de barro bien aprovechados», y pone ante nuestros ojos anécdotas de santos que, en su pequeñez y fragilidad, reconociendo sus límites, han sabido confiar en la gracia de Dios y hoy gozan de la bienaventuranza eterna. Así, encontramos diversas figuras de santidad de todos los tiempos, como san Pedro, san Francisco de Asís, santa Margarita María Alacoque, san Bernardo, santa Bernardita, santa Juana de Arco, el santo cura de Ars, santa Teresa de Jesús, entre otros.

El broche de oro, el modelo excelso es la Santísima Virgen María, «la que jamás se manchó con barro», a quien don Manuel le confía la vida y misión de las «Marías», y en ellas, a toda la Familia Eucarística Reparadora. Que el testimonio de los santos nos infunda una renovada esperanza y nos anime a continuar poniéndonos en manos del Alfarero divino, para que Él nos modele, repare nuestras grietas y así nuestra vida pueda ser de provecho, para darle gloria a Él y para hacer bien y dar alegría a quienes nos rodean.

Mª Andrea Chacón Dalinger, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: