Saltar al contenido

Editorial (enero 2019)

5 enero 2019

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de enero de 2019.

El amor es 100% contagioso

Enero es un mes que implica mucho más que un nuevo año. Para los miembros de la Familia Eucarística Reparadora el día 4 es uno de los más importantes de nuestro calendario, ya que celebramos que el carisma eucarístico reparador es camino de santidad, tal como lo demostró con su vida D. Manuel, nuestro fundador.

Además, casi al finalizar enero la Iglesia católica y la mayoría de las demás Iglesias celebramos la Semana de oración por la unidad de los cristianos. No es necesario detallar el sinfín de problemas y rencillas que han distanciado a los seguidores de Jesucristo y que, a día de hoy, siguen siendo un antitestimonio. El trasfondo teológico, sin embargo, exige un profundo trabajo de escucha y conversión, de estar atentos a la voz del Espíritu en todas las confesiones religiosas. Por eso, todos los cristianos estamos invitados a unirnos en esos días, a pedir al Padre envíe con fuerza su luz, para que sepamos cómo superar las divisiones que hemos generado en el seno de su Iglesia.

Pero más allá de estos y otros acontecimientos que hacen de enero un mes lleno de celebraciones, posiblemente la celebración de la solemnidad de Epifanía sea una de las que más influencia tienen en nuestra sociedad, también entre los no creyentes. Sin lugar a dudas, esto es así en aquellas sociedades que podemos denominar consumistas y que, en este tiempo, alcanzan valores record de gastos y compras.

Nunca han sido buenos los extremos, y todo «ismo» indica una desviación negativa de aquello a lo que se aplica, sin embargo, nunca está de más analizar el porqué de esta tradición de hacer regalos para esta fiesta. No es necesario hacer grandes investigaciones bíblicas o teológicas para recordar a aquellos hombres (magos, sabios) que, venidos de Oriente, se acercaron a la cuna de Belén para adorar y llevar sus dones (regalos) al Niño Dios recién nacido que estaba en un humilde pesebre.

Ese Niño, por otra parte, era él también un regalo, el mayor regalo que jamás hubiéramos podido soñar, desear o imaginar: ¡era Dios mismo! El Dios pequeño, humilde y pobre, es decir, ese niño pequeño que llora en brazos de su madre es Dios mismo regalándose.

¿Quién sino Dios hubiera podido infundir en estos magos de Oriente el deseo y las fuerzas para recorrer cientos de kilómetros simplemente para regalar sus dones? Solo un Dios capaz de dar el mayor de los regalos puede invitar irresistiblemente a regalar. Solo un Dios que sabe que el mayor de los regalos es darse uno mismo puede encarnarse y venir a morar entre nosotros.

Los magos, los santos, los seguidores de Cristo de todos los tiempos también comprendieron este mensaje. San Pablo incluso lo recogió en sus escritos como palabras dichas por el mismo Jesucristo: «hay más alegría en dar que en recibir» o, podríamos parafrasear, «hay muchísima más alegría en darSE que en desear recibirlo todo».

Es fácil confundirse, creernos dueños de la verdad e identificar felicidad con pasajeros sueños cumplidos. Dios, en cambio, el que dijo de sí mismo «yo soy el camino, la verdad y la vida», es el mismo que dijo «hay más alegría en dar que en recibir», el mismo que eligió regalarse a todos, también a aquellos que lo negarían, traicionarían y le darían muerte.

Día tras día sigue regalándose en la Eucaristía y contagiando esta locura de la entrega desinteresada a quienes se lo permiten. Los santos son la prueba más evidente de que este amor es contagioso y, sobre todo, de que este amor es el único camino a la felicidad. «

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: