Saltar al contenido

Resonancias en nuestra Iglesia de hoy (febrero 2019)

8 febrero 2019

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de febrero de 2019.

La tarea es superior a mis fuerzas por eso rezo mientras trabajo

«Para ese solo fin ha abierto la Liturgia la puerta de sus templos al martillo y al buril, al pincel y a la lira, al pentagrama y al órgano, para alabar, cada cual a su modo, y mover a alabar diestra y sabiamente la gloria de Dios» (OO.CC 5133). Al hilo de estas palabras de san Manuel, entrevistamos a Diana GR, la escultora que está llevando a cabo el proyecto del retablo de la parroquia san Manuel González de San Sebastián de los Reyes, Madrid.

Querida Diana, ¿qué significa para ti participar en el proyecto de edificación de una parroquia, concretamente en algo tan especial y significativo como es el retablo? ¿Cómo lo vives?
Que se me confíe esta obra me parece un reto muy grande, me siento privilegiada. Es para mí una oportunidad muy buena, además se trata de un proyecto importante que es para el bien de mucha gente. Lo vivo como una gran responsabilidad, me lo he tomado con mucha ilusión y estoy trabajando lo mejor que puedo. Lo que busco con las figuras es que transmitan fuerza, que reflejen la fe, que inviten a rezar y que dialoguen con el espectador.
Darme cuenta de que la tarea es superior a mis fuerzas, me ha llevado a pedir ayuda a Dios, a rezar mientras trabajo. Creo que en el trabajo también se transmite lo que llevas dentro, tu experiencia de fe.

Antes de que se te confiase esta misión no conocías a san Manuel, ¿qué ha supuesto para ti encontrarte con él, dejarle entrar en tu vida, en tu taller? ¿Qué te llama la atención de su persona?
Me ha edificado mucho su bondad, su preocupación por la compañía a Jesús en el Sagrario, el interés porque no estuviera solo. Me parece una persona con una vida interior muy profunda, la verdad ¡es que me cayó muy bien!

D. José María Marín, el párroco de esta Iglesia, me dejó una biografía breve de san Manuel para que captase el mensaje que se buscaba transmitir a través del retablo, y me gustó mucho. Es más, tengo ganas de leer la biografía más larga y también alguna de sus obras.

¿Qué se te pidió reflejar en el retablo? ¿Qué no puede faltar?
Me pidieron que fuese un retablo eucarístico, que todo girara en torno a la Eucaristía y al mensaje de san Manuel. Por eso, en el centro tiene un óculo grande custodiado por el Espíritu Santo, donde se colocará a Jesús sacramentado para la adoración eucarística. En conjunto representa el monte Calvario, por la Obra fundada por san Manuel, de las Marías y los Discípulos de San Juan, también porque con esta escena él compara el abandono y la compañía de Jesús Eucaristía. A un lado de la cruz está la Virgen María y María Magdalena, al otro, san Juan y un soldado romano.

El sagrario mide 1,70 m y lo está haciendo la empresa Santarrufina S.L. Está acompañado por un ángel y por san Manuel, uno a cada lado. Arriba de cada uno de ellos hay fragmentos del Adoro te devote. El que aparece junto a san Manuel dice: «En la cruz se escondía solo la divinidad, pero aquí se esconde también la humanidad; sin embargo, creo y confieso ambas cosas, y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido» y el que está del lado del ángel: «¡Memorial de la muerte del Señor! Pan vivo que das vida al hombre: concede a mi alma que de Ti viva y que siempre saboree tu dulzura». Las demás partes del Adoro te devote estarán en otros lugares de la iglesia, tales como el altar y en el ambón.

A su vez, en la parte superior, el Sagrario estará rodeado por ángeles.

Aparecen también las escenas de la Anunciación y la Sagrada Familia. En este caso, D. José María me dio a elegir entre varias y me pareció que estas eran las que más ilusión me hacía trabajar.

¿Cuál te gustaría que fuese tu impronta, tu huella en esta obra de arte?
Estoy intentando dejar huella en todas las figuras, en todo el retablo, más que nada porque haya una coherencia de lenguaje. Todo tiene un estilo común. Intento, a su vez, darle un aire contemporáneo, que no sea demasiado realista, juego con los planos, con el movimiento, la expresión.

¿Cuáles son los materiales que se están utilizando?
La maqueta está hecha en cera. Yo modelo las figuras en escayola porque me gusta más, lo prefiero. De lo que yo voy haciendo, después se hace un molde y se pasa a resina de poliester como imitación de alabastro. Al final, se le da a las figuras una pátina que favorece la textura, resalta los detalles, saca volumen. Esta segunda parte del proceso, la del acabado en efecto alabastro, la hace una empresa que se llama «Arte Orejudo». Como puedes ver, es un trabajo de conjunto, de esta manera será posible tener todo listo para los meses de octubre o noviembre, que es cuando está prevista la inauguración de la parroquia.

¿Cómo se despertó en ti el gusto por el arte? ¿Cuándo descubriste este don tan grande?
Desde pequeña, en el colegio, me notaron cualidades para el arte y le dijeron a mi madre que me llevara a algún sitio para aprender. Desde los 7 años empecé a ir a academias, hacía pintura, modelado. Después decidí hacer la carrera de Bellas Artes.

Desde el principio, me atraía más la escultura, pero no estaba muy segura de que fuese capaz de hacerlo bien; fui viendo con el tiempo que no se me daba mal y que me gustaba mucho, entonces me lancé con eso. Empecé trabajando para otras personas hasta que pude tener mi propio taller.

Diana, tú que estás de ambos lados, es decir, que creas arte y, a la vez, lo recibes de otros, ¿cómo crees que comunica el arte en la actualidad? ¿Qué genera en una persona del siglo XXI?
Creo que el arte es necesario para el hombre y la sociedad, eleva el espíritu, crea cultura. Es más, percibo que hay mucho amor por el arte, se busca, se valora, por ejemplo en la visita de museos, en la compra de distintas obras. En lo que se refiere al arte sacro, al haber menos fe en la sociedad, creo que se ha quedado un poco desligado del arte contemporáneo. Se necesitan artistas con fe, que tengan una mirada respetuosa y que quieran hacer un arte sacro contemporáneo. Me parece que sería mucho más atractivo y llegaría mucho más a personas que están alejadas.

A veces se imita mucho lo que se ha hecho en siglos pasados y la gente ha cambiado, toda aquella obra es muy valiosa y de una gran riqueza, pero las personas cambian, buscan otra cosa. Creo que es un trabajo que aún está por hacer.

¿Cuál crees que es la relación entre arte y fe?
Con el arte buscas la belleza y Dios es la belleza suprema, también es un don que recibes, Él te permite participar de su acción creadora. Si aquello que realizas refleja belleza puedes llevar a la gente a través de ello a Dios.

¿Te gustaría transmitir algún mensaje en especial a todos aquellos que leen El Granito de Arena?
Sí, que mi deseo es que aquellos que tengan la posibilidad de acercarse a la parroquia de san Manuel, perciban su mensaje y el retablo les ayude a rezar, ya que esa es la misión que tiene.

También me gustaría comentarles que este retablo se está haciendo con el sacrificio y la generosidad de mucha gente, por tanto animarles a colaborar, a ser generosos, un pequeño donativo puede hacer mucho. De hecho, se ha calculado la superficie del retablo con un resultado de 935.200 cm2 y a raíz de eso, cada centímetro se valoró en 0,30 €. Es una pequeña (¡e inmensa, a la vez!) aportación en la que cada uno podemos poner nuestro trocito de retablo.

Mª Ayelén Ortega Lo Presti, m.e.n.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: