Saltar al contenido

Cartelera recomendada (abril 2019): La fuerza del honor

20 abril 2019

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de abril de 2019.

El honor empieza en el hogar

La fuerza del honor es una película cristiana que aborda, desde la fe, el tema de la responsabilidad y el compromiso de ser padres. Los protagonistas, cuatro agentes de policía, se entregan de lleno constantemente a su trabajo, pero pronto descubren que sus hijos empiezan a distanciarse cada vez más de ellos.

La fuerza del honor

Duración: 101 minutos · Año: 2011
País: Estados Unidos · Género: Drama policíaco
Director: Alex Kendrick
Reparto: Alex Kendrick, Ken Bevel, Kevin Downes, Ben Davies, T.C. Stallings, Eleanor Brown

Afectados por una tragedia personal, estos hombres se ven obligados a renovar su fe y tenderles la mano a sus hijos. ¿Encontrarán la forma de servir y proteger a aquellos a los que más quieren? Como agentes de policía, Adam Mitchell, junto con Nathan Hayes y sus compañeros, se encargan, con gusto, de combatir el crimen de su ciudad. Es algo que les apasiona y a lo que se sienten llamados. Pero cuando termina su jornada de trabajo, tienen que afrontar un reto para el que ninguno de ellos se siente realmente preparado: ser padres.

Aunque parezca paradójico, su vida laboral les va a ser de gran ayuda en su vida familiar. El estar diariamente en contacto con delincuentes, frecuentar sus ambientes y estudiar sus casos, va a hacer que los protagonistas tomen conciencia de la importancia que tienen las figuras paternas en la vida de las personas, sobre todo durante la infancia.

Así advierten que, en la mayoría de los casos, los jóvenes delincuentes no han tenido un ambiente familiar estable y precisamente esa carencia afectiva les ha llevado a involucrarse en las bandas callejeras. De ahí discurren que toda persona necesita, para crecer moralmente de forma adecuada, unos referentes sólidos y alguien cercano en quien confiar.

No obstante, el paso de la teoría a la práctica no es fácil. Por ello, no será hasta que la vida les ponga ante una situación dramática cuando se tomen en serio la influencia que tienen y pueden tener en la vida de sus hijos.

Educar con responsabilidad
Aunque la película se centra principalmente en la figura del padre, bien se puede aplicar también al papel de la madre. Desde una perspectiva quizás demasiado rigurosa, sin embargo, la película nos invita a valorar el don de la paternidad y la responsabilidad y el compromiso que eso conlleva.

La trama nos invita reflexionar sobre el papel indispensable que cumple la familia en la vida de las personas. Es en la familia donde se aprenden los valores básicos que orientan la vida de cada uno; es en la familia donde se aprende a convivir con los demás, a salir de uno mismo y hacer espacio al otro; en definitiva, es en la familia donde se aprende a amar. De ahí la necesidad de que los padres se pregunten alguna vez qué tipo de personas quieren hacer de sus hijos.

«La familia sigue siendo la célula básica de la sociedad y la primera escuela en la que los niños aprenden los valores humanos, espirituales y morales que los hacen capaces de ser faros de bondad, de integridad y de justicia en nuestras comunidades» nos recuerda el papa Francisco (Discurso en el Encuentro con los líderes del apostolado laico, República de Corea, 16/8/2014). Hoy, esta película puede ser una invitación a pensar en ello y a asumir el compromiso que como cristianos tenemos de educar en la fe. Y esto vale no solo para los padres, sino también para todos aquellos que han recibido la misión de realizar tareas apostólicas con niños y jóvenes.

Por otra parte, la película también nos puede llevar a pensar en la paternidad de Dios. Jesús nos ha enseñado que Dios es nuestro Padre y, como los padres de la película pero infinitamente más, Dios ha asumido el compromiso con cada uno de nosotros de buscar, siempre y en todo, nuestro bien. Esa es la providencia divina, que se aprecia en la película de manera especial en la vida de Javier. Renovemos, por tanto, nuestra fe y confianza en Dios Padre que nos ama por encima de todo, y que jamás permitiría un mal si no resultara de ello un bien mayor para nosotros.

La película también resalta el valor de la amistad. Es a través de los amigos como este grupo de padres deciden asumir un compromiso con sus hijos. La amistad es un don de Dios. Los amigos son mediaciones a través de los cuales Dios actúa y busca nuestro bien. El propio Jesús tuvo un grupo de amigos con los que compartió su misión. La amistad es también un ámbito de evangelización, a través del cual podemos compartir con los más cercanos aquello que realmente mueve nuestras vidas.

Ana Mª Cayuso Prados, m.e.n.
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: