Saltar al contenido

La FER en el mundo: Cáceres

18 septiembre 2019

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de septiembre de 2019.

Renuévate, desde el amor de Dios por ti

El pasado sábado 29 de junio, nos dimos cita y el autocar al punto estaba recogiendo Marías de los Sagrario desde Almoharín,  Alcuéscar, Cáceres y Malpartida. También nos acompañaron simpatizantes y algunos más llegaron en auto. ¡Había llegado nuestro tan ansiado viaje eucarístico!

Tuvimos la oportunidad de disfrutar de un día caluroso tanto en temperatura como en deseos de compartir la riqueza de los dones que hemos recibido. El grupo de Marías de los Sagrarios de Valencia de Alcántara, encabezado por su presidenta Carmen y por Mari Casares (presidenta anterior), tan querida por todos, tenían a punto todo para el gran día.

Iniciamos con la cálida bienvenida en la iglesia de Ntra. Sra. de Rocamador, iglesia de estilo gótico y que data del siglo XVI, monumento histórico–artístico desde 1981. Ahí pudimos disfrutar de la historia, el arte, y la belleza que hay en este pueblo extremeño, y comprender más su idiosincrasia. También nos sirvió para decir «hay que volver», ya que en un día no podíamos agotar tantas otras bellezas que guarda esta zona.

El mejor tesoro
Pero el mejor tesoro estábamos por  recibirlo en la ermita de la Virgen de los Remedios, con la Eucaristía. Antes y después de la Misa pudimos escuchar los testimonios de Hna. Rosa, religiosa de la comunidad de HH. de la Caridad del Sagrado Corazón; Milagros del grupo de Malpartida de Cáceres;  y Mª Luisa, que recién se incorpora el grupo Galilea de Cáceres. Sus testimonios sobre la llamada que Dios les ha hecho a seguirle, eran una invitación a ir a la raíz de nuestra propia vocación, mirando las dificultades como oportunidad para reafirmarnos en Él.

La Eucaristía animada con los cantos de nuestro coro FER y presidida por D. Jesús Acedo no pudo tener mejor marco que esta ermita situada en la altura, desde donde se contempla la belleza de la naturaleza. D. Jesús nos invitó a reavivar nuestra vocación de Familia Eucarística Reparadora, redescubriendo los dones que Dios puso en cada uno para entregarlos al servicio de los demás tal y como lo hicieron san Pedro y san Pablo, viviendo con confianza el amor de Jesús y con coherencia y autenticidad el mandamiento del amor.

Después de hacer un recorrido a la ermita y la foto, continuamos el compartir de familia con la comida en un lugar céntrico, oportunidad para reafirmar lazos y conocer a nuevos miembros. Aprovechamos para cantar las mañanitas a Paulina, del grupo de Valencia de Alcántara, por su santo.

Uno de los párrocos, D. David (que es el Director de las Marías en ese pueblo) nos esperaba para el encuentro en la hora santa al Corazón de Jesús, ya que estando en su mes era un gozoso deber agasajarle. El texto bíblico de la oveja perdida, los textos de san Manuel, así como los cantos,  fueron el telón de fondo para dialogar con el Amo y recibir su invitación de hacer nuestro corazón semejante al suyo acogiendo a los más alejados.

Como anécdota podemos contarles que algunos se tomaron al pie de la letra el texto bíblico y estuvieron haciendo de ovejas alejadas, pues por una distracción fueron a otra iglesia y no daban con el rebaño, y como muchos ya teníamos el teléfono en modo silencio no acababan de acertar a encontrarnos, hasta que alguien hizo de pastor y salió a su encuentro.

Agua viva
Después de la hora santa nos sorprendió el bello detalle de una botella de agua para cada participante, que con un mensaje personal, además de que nos vino bien para el calor, era el símbolo del agua que hace reavivar nuestros dones: Cristo–Eucaristía.

Para concluir nos ofrecieron la merienda con los ricos dulces regionales, una delicia. Además, en tan agradable compañía, tuvimos la oportunidad de elaborar unos diplomas donde agradecíamos a Dios los dones particulares de cada uno de los participantes.

La despedida fue larga ya que no terminábamos de bajar del Tabor, y el regreso a casa saboreando el rosario con el corazón agradecido por haber recibido tantos dones sobre dones. Todos coincidían en lo bien que se había desarrollado la jornada.

Que el Señor nos conceda reavivar nuestros dones, y que como Familia Eucarística Reparadora contagiemos este don carismático confiando en el amor y la presencia de Quien nos conoce, nos elige, nos llama y se fía de nosotros, todos los días, a pesar de nuestras flaquezas y debilidades.

Grupo UNER (Cáceres)
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: