Saltar al contenido

Cartelera recomendada (julio-agosto 2020): Especiales

14 julio 2020

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2020.

Para hacer más humana la vida de los débiles

Basada en hechos reales, Especiales lleva a la gran pantalla la historia de Bruno y Malik, dos amigos que durante veinte años han vivido en un mundo diferente: el de los niños y adolescentes autistas. A cargo de dos organizaciones sin ánimo de lucro, forman a jóvenes para que sean cuidadores de casos extremos. De esta forma crean una asociación excepcional, fuera de los entornos tradicionales, para unas personas extraordinarias..

Especiales

Año: 2019 · País: Francia
Duración: 114 minutos
Género: Drama. Basada en hechos reales
Dirección: Olivier Nakache, Eric Toledano
Reparto: Vincent Cassel, Reda Kateb, Aloïse Sauvage, Hélène Vincent
Dónde verla: Cines, DVD (a partir del 14 de julio) y Google Play desde 7,99€

La película es el proyecto más anhelado por los directores de Intocable. Cuenta las hazañas de dos hombres impulsados por su voluntad de hacer que las cosas mejoren para los demás. Una película que emociona y revitaliza, suscitando el agradecimiento hacia tantos hombres y mujeres que, como ellos, se esfuerzan día a día para que muchas personas especiales tengan la oportunidad de desarrollar al máximo sus capacidades, sean cuales sean, o, al menos, para que se respete su dignidad y no sean considerados una amenaza.

La organización de Bruno, «La voz de los justos», es la única esperanza para muchas personas diagnosticadas de autismo severo y para sus familias; por eso, a pesar de estar desbordados, cada vez reciben más solicitudes. No obstante, la asociación no cuenta con toda la reglamentación oficial exigida por la ley, por ello, una inspección exhaustiva de las autoridades sanitarias pone en peligro su permanencia, con el consiguiente drama que esto supondría para todos los que allí conviven.

La película muestra lo misterioso y difícil que es el mundo del autismo y el beneficio que significa una atención personalizada en la que sientan la cercanía y el cariño que, generalmente, la sociedad les niega.

Por lo general, estamos tan acostumbrados a vivir con nuestra normalidad que las personas especiales casi ni tienen lugar en nuestra vida; a veces incluso, ni las vemos, a no ser que esa realidad nos toque de cerca. Por eso, la película quizás propicie en nosotros el deseo de tomar conciencia de esa realidad en que viven tantos seres humanos a lo largo y ancho del planeta. Situaciones difíciles que, a veces, rozan la desesperación y a las que, sin duda, Dios quiere que demos respuesta. Como ha repetido tantas veces el papa Francisco, la Iglesia tiene que salir al encuentro de aquellos que viven en las periferias, no solo geográficas, sino también existenciales.

Ninguno de los protagonistas de la película es cristiano, pero nos dan, con sus vidas, un gran ejemplo de vida evangélica. Implicados hasta el fondo por el bienestar de los más desfavorecidos, olvidados totalmente de sí mismos, entregando sin medida su tiempo, su energía y su paciencia son una llamada para los que queremos vivir hoy como Jesús vivió, configurados con Él.

La película trae implícita una reflexión sobre el diálogo interreligioso. De profundas creencias religiosas pero distintas –uno judío y otro musulmán– los dos protagonistas se centran más en lo que les une que en lo que les separa. Al fin y al cabo, la bondad inscrita en lo más profundo de su ser les hace capaces de superar cualquier diferencia religiosa y unirse en el objetivo común de hacer más humana la vida de tantos a los que las instituciones oficiales y regladas, en la mayoría de los casos, cierra sus puertas o encierra en una fría habitación como si de animales se tratase.

Por otra parte, «es dando como se recibe», nos enseña san Francisco de Asís y es exactamente eso lo que vemos en los jóvenes cuidadores de ambas asociaciones. Chicos acostumbrados a vivir para sí mismos, descubren en la ayuda a los más débiles el camino para sentirse útiles en la sociedad; y eso transforma sus vidas.

Convencidos de que nada nos hace más humanos que el servicio a los demás, pidamos en nuestra oración que el Espíritu Santo nos abra los ojos para descubrir, en el día a día, a quienes más necesitan de nuestra cercanía y trato personal.

Ana Mª Cayuso Prados, m.e.n.
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: