Saltar al contenido

Nacidas para eucaristizar (julio-agosto 2020)

24 julio 2020

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2020.

Todo es don, todo es gracia

Las Misioneras Eucarísticas de Nazaret iniciamos nuestra andadura como una hermandad. Un grupo de Marías de los Sagrarios de diversas diócesis, guiadas y acompañadas por san Manuel y su hermana Mª Antonia dieron inicio a la hermandad llamada Marías Nazarenas. El deseo de nuestro fundador era que las hermanas vivieran la radicalidad de una vida religiosa en comunidad y, a su vez, tuvieran disponibilidad y apertura para realizar la misión eucaristizadora.

En la actualidad, y desde el 30 de agosto de 1960, somos una congregación religiosa apostólica. Para realizar más plenamente la consagración del Bautismo, y en respuesta generosa a la llamada de Dios, seguimos a Jesús Eucaristía en una donación total a Él y a la Iglesia, por la profesión y práctica de los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia, que son asumidos con voto público y vida común.

En estas páginas, algunas Misioneras Eucarísticas de Nazaret que se encuentran en el juniorado, es decir, en la etapa de formación de la vida religiosa y de preparación para la consagración definitiva por la profesión perpetua, nos cuentan los orígenes de su vocación, cómo es su vida actualmente en Nazaret y cuáles son sus sueños para este Año jubilar. Las acompañamos con nuestra oración, y agradecemos el sí que cada día dan al Señor.

En la escuela de Nazaret
«Pude conocer más a Jesús Eucaristía por medio de mi hermana Mª Yvonne, Misionera Eucarística de Nazaret, y fue a través de los escritos de san Manuel como me encontré con Él, que fue implicándose en mi vida e implicándome en su proyecto. Empecé a conocer a san Manuel, y por él a Jesús Eucaristía, a través del libro En la escuela eucarística de Don Manuel González. Lo que no entendía lo charlaba con mi hermana cuando iba a visitarla y así “sin querer” me fui adentrando en esa escuela, divina escuela que implicó toda mi vida. Agradezco mucho la formación que he recibido en todos los aspectos, reconozco que todo el bagaje de la vida me ha hecho la mujer que soy, la mujer consagrada que soy y que se estará formando día a día en la alfarería de Dios hasta que parta al encuentro con Él. Pido al Señor apertura y docilidad para que sepamos acoger las gracias que va derramando en este Año jubilar, y que en la fidelidad al que tocó nuestra vida encontremos la clave para eucaristizar el mundo de hoy» (Paola Mª Bolagay, m.e.n. Nazaret de Santa Fe, Argentina).

Un giro de 180 grados
«Yo tenía unos planes para mi vida, hasta que se dio un giro de 180 grados. La muerte repentina de mi madre y la enfermedad que unos años antes había sufrido un amigo, fueron forjando en mí una relación especial con la Virgen. Cada vez sentía más fuerte su cercanía, su protección, y me iba acercando más y más a la oración. Los encuentros parroquiales, la catequesis de niños en mi pueblo (Fuerte del Rey, Jaén), el trato con las hermanas… todo iba forjándose de un modo distinto en mí. Cada día mis sentimientos, mis ganas de darme a los demás, mis visitas a la Iglesia y mi oración ante el Sagrario eran más intensas. Todo estaba cambiando. Casi sin darme cuenta, Aquel que siempre había estado a mi lado me hacía sentir su presencia y me llenaba interiormente. Le pedía luz a María, le pedía entendimiento. Y fue por medio de ella como conocí el Amor eucarístico, y abrí mi corazón a ese Amor. Todo había cambiado. Hoy siento que Jesús sigue sorprendiéndome a cada momento. Él es quien me va abriendo camino, quien me hace parar para volver a comenzar, quien me da la mano y me hace sentir realmente amada» (Mª Francisca Delgado Moreno, m.e.n. Nazaret de Palencia, Carretera de Burgos, España).

Redescubrir lo esencial
«Desde pequeña he escuchado que Jesús es nuestro mejor amigo, nuestro guía y Salvador, y yo, que soy de una familia creyente, así lo he creído siempre. Pero llega un momento en que la “teoría” ya no te dice nada; es necesario un encuentro profundo para poder dar respuesta a la pregunta de quién es realmente Jesús para ti. Hoy, después de más de ocho años en la congregación y como juniora ya próxima a hacer mi profesión perpetua, puedo decir que Jesús es el único capaz de saciar por completo el anhelo más profundo de mi corazón; es aquel con el que quiero compartir el resto de mi vida; es esa persona real, que me ama más que nadie en el mundo y cuyo amor experimento a través de los más pequeños detalles de la vida cotidiana, pero también a través de los grandes acontecimientos de mi vida. En este camino, el tiempo de confinamiento ha sido para mí una gracia, ha crecido mi deseo de pertenecerle a Él para siempre. También ha sido una oportunidad para redescubrir lo esencial de nuestra vocación y profundizar en lo que significa realmente ser Misionera Eucarística de Nazaret. En definitiva, es para mí como una confirmación de que este es el estilo de vida que quiero vivir. Siempre he soñado con un Nazaret elocuente para el mundo. Creo que el testimonio de nuestra vida eucaristizada es el mayor don que podemos hacer a la Iglesia y a todos los hombres, desde la sencillez, la alegría y la fidelidad. Me parece que, en cierta manera, ya lo estamos cumpliendo, pero es bueno seguir soñándolo siempre» (Ana Mª Cayuso Prados, m.e.n. Nazaret de Valencia, España).

Un plus de gratitud
«Vivo la preparación a la profesión perpetua como un tiempo de gracia en abundancia, pues estamos viviendo un Año jubilar y eso tiene un plus. En medio de esta realidad de nuestro mundo que sufre por la pandemia, está siendo una llamada a abrazar esta vida en fidelidad, a saber permanecer en el amor de Jesús en la cruz y en el Sagrario, a estar con Él allí donde está abandonado, para acompañarlo y consolarlo. Es un tiempo de gratitud por toda nuestra historia de salvación y redención; por tanto bien recibido a través de nuestros fundadores y de tantas hermanas que han sabido custodiar y hacer crecer el don de nuestro carisma. Gratitud también por quienes me han acompañado en este camino y me han mostrado el rostro de un Dios cercano y misericordioso. Es un tiempo de ir a la raíz, de profundizar en el don de la vocación recibida y de confiarle al Señor la ofrenda de mi vida, con la mirada fija en Él y la esperanza en que unida a Él todo es posible. Mi deseo para este Año jubilar es que seamos fieles al don recibido, que Jesús siga siendo conocido y amado a través de nuestra vocación de Misioneras Eucarísticas de Nazaret. Sueño que Nazaret crezca y dé mucho fruto de amor reparador, de cercanía y de entrega como Jesús en la Eucaristía. Que todo en nuestra vida sea para su mayor gloria» (Mª Daniela Zavala, m.e.n. Nazaret de Las Palmas de Gran Canaria, España).

Junto al Sagrario de Palomares
«Estoy viviendo la preparación a la profesión perpetua en nuestra casa de Palomares del Río. Es un tiempo de gracia, todo un detalle del amor de Dios. Me ayuda mucho la presencia eucarística de Jesús en este Sagrario, vivir y experimentar lo que vivió san Manuel ante las dificultades que se puedan presentar y descubrir que allí está la respuesta. Una hermana me dijo que en este tiempo el Señor quiso separarme del bullicio de la actividad del trabajo y me trajo a su silencio para hablarme susurrando cosas de intimidad grande, y así lo intento vivir para alcanzar el ritmo ardiente de su Corazón enamorado. Actualmente doy catequesis a niños de primera Comunión y en esta tarea encomendada intento integrar a la familia, como núcleo fundamental donde tiene que crecer el amor a Dios. También el apostolado de la amistad en el coro de niños y de adultos de nuestra parroquia, y el apostolado del “tú a tú” con la gente de nuestro pueblo. Sueño ver la llama del amor a la Eucaristía encendida en todos los corazones, por eso: Nazaret, tú que portas la llama del amor a la Eucaristía, que tu corazón enamorado siga gritando, no dejadlo abandonado» (Mª Anaí Béjar, m.e.n. Nazaret de Palomares del Río, España).

Abrazar el dolor y el sufrimiento
«Habiendo experimentado el amor gratuito y desbordante de Jesús Eucaristía, me une especialmente a Nazaret la misión de procurar por todos los medios posibles que le conozcan y le amen. A su vez, me atrae su estilo de vida sencillo y oculto, fraternal y alegre, que transcurre entre el trabajo y la oración. Los planes iniciales pensados para este período de preparación a la profesión perpetua se vieron modificados, como la vida de todos, a raíz de la pandemia. Sin embargo, aunque el itinerario ha cambiado, la ilusión no lo ha hecho. Para mí no deja de ser un tiempo de gracia y aprendizaje. Procuro profundizar en los aspectos esenciales de nuestra espiritualidad: el carisma, los escritos de san Manuel, las constituciones y nuestra historia, que son una oportunidad para conocer más y hacer vida el pasado y el presente de nuestra congregación, y para construir el futuro. La situación actual pone también en ejercicio el desprendimiento, la disponibilidad y la confianza. Y plantea la necesidad de dar respuesta a un mundo que, hoy más que nunca, necesita de la presencia de Dios, de un Dios que redime y salva abrazando el dolor y el sufrimiento. Un sueño para Nazaret: Que demos siempre y en todo lugar testimonio del amor que profesamos, para irradiar al mundo la vida que brota de la Eucaristía» (Mª Daniela de Juano, m.e.n. Nazaret de Jaén, España).

Como semillas de trigo
«Vivo este tiempo con memoria agradecida por tantos momentos, encuentros, personas, dolores y alegrías, renovando aquella frase del evangelio de san Juan que ha sido eje para mí desde los ejercicios para mi profesión temporal: “Permanezcan en mi amor” (Jn 15,9) y buscando en lo cotidiano tener en el centro de mi mente y mi corazón a Quien más amo. También lo vivo con ilusión, alegría, esperanza, intentando confiar a cada paso en Quien me eligió y me puso en esta hermosa vocación, en Quien eucaristizó mi vida y lo continúa haciendo, en el amor de Dios por el que me quiero entregar para siempre. Mi deseo es que sigamos creciendo como raíces capaces de ser trasplantadas en otras tierras, como semillas de trigo que den auténtica harina que se convierta en pan para alimentar donde hay hambre de Jesús, encarnarnos allí donde la Eucaristía pueda ser más conocida y amada, viviendo profundamente nuestra configuración con Jesús para que de ella brote con mayor fuerza el sueño de llevar el Evangelio de la Eucaristía a las periferias donde el amor se ha roto y está con cartel de “abandonado”, y el futuro es palpado como incierto y sin esperanza» (Mª Paula Retamar, m.e.n. Nazaret de Quillabamba, Perú).

Amor creativo para eucaristizar
«Llegué a Nazaret con 18 años, quería saber cómo vivían las personas que habían entregado toda su vida a Jesús. Poco a poco se fue encendiendo en mí el deseo de darle a Jesús todo lo que soy. Cuando conocí a san Manuel y sus escritos me sorprendí al ver que él había puesto palabras y obras a lo que yo creía y sentía, pero que no sabía expresar; entonces vi que compartía también su carisma. El aspecto que más me atrae de Nazaret es la dedicación por las personas, por llevar a cada una a Jesús Eucaristía y cultivar el amor hacia Él. También el interés en la vivencia de las celebraciones y en la liturgia. A los jóvenes les diría que se atrevan a buscar a Jesús todos los días y a todas las horas. Su rostro, su voz, su ejemplo, su voluntad, sus obras en nuestra vida. Buscar a Jesús, para dejarse guiar por Él y seguirlo. Y que confíen en el acompañamiento de alguna persona, que Dios pondrá en el camino como mediación. “Pide y se te dará, busca y encontrarás, llama y se te abrirá”. En este Año jubilar, deseo para Nazaret que el Señor nos conceda luz, un amor creativo y nos siga inspirando nuevos modos de eucaristizar, para llevar a Jesús al mundo de acuerdo a su realidad actual» (Florencia Mª Ceccarosi, m.e.n. Nazaret de Zaragoza, España).

Mª Andrea Chacón Dalinger, m.e.n.
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: